martes, 15 de septiembre de 2015

La Ciudad de Córdoba necesita trenes urbanos

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria:

Con total sinceridad le tengo que actualizar esta información. Además de avisarles que el señor Daniel Giacomino salió último (7º) en las recientes elecciones municipales, su iniciativa de instalar un tren subterráneo en la ciudad de Córdoba, es ya una posibilidad perimida.

Nadie se plantea en la ciudad de Córdoba reflotar esta innovación, por los costos, por la falta de apoyo político y por ser desmesurada en materia de emprendimientos públicos.

Giacomino quedó atrás y muy atrasado en esta materia. Por favor recomiendo tratar el tema con mucho cuidado porque hay otras iniciativas más ventajosas, y hay otra voluntad política para resolver el problema de transporte masivo en el Gran Córdoba, mediante un sistema ferrovial liviano metropolitano.



Es más, debo dejar claramente advertido a Crónica Ferroviaria que el intendente reelecto, señor Ramón J. Mestre, tiene intenciones y algunas tratativas encaradas unilaterales, para enajenar las trazas ferroviarias de Córdoba (unos 80 km) para convertirlas en avenidas con carriles SoloBus, una variante del Metrobus porteño, justamente para introducir más colectivos automotores, cuando la ciudad necesita ya un transporte guiado eléctrico y masivo, porque ya dispone de esas trazas preexistentes en condiciones de ser reutilizadas convenientemente con poca inversión para su remodelación adecuada.

La nota relativa al anteproyecto que estamos trabajando junto con el Centro de Ingenieros de Córdoba necesita difusión para que las trazas ferroviarias de nuestra ciudad no sean remplazadas por más avenidas (que son para los automotores privados y públicos). En este caso las trazas ferroviarias son patrimonio del país y para uso ferroviario predominantemente.

En definitiva: cada cosa es para un fin determinado. Pero una no debe descartar a la otra. Combinar su uso multimodal es una inteligente solución comprobada en toda Europa y otros lugares del mundo.

En cambio el Metrobus o el Solobus son soluciones poco inteligentes, es lo mismo que contratar hormigas para hacer un sendero...para hormigas. 

Les hago conocer una de las variantes estudiadas por el autor. Quedo a su disposición para más detalles.

Sin otro particular, les adjunto el esquema ferrovial metropolitano. Saluda atte.
Ing. Román Ballesteros