martes, 28 de diciembre de 2010

SEGUIRÁN PRESOS LOS ACUSADOS POR EL ASESINATO DE FERREYRA

La Justicia confirmó hoy el procesamiento y prisión preventiva de los siete detenidos por el asesinato del joven militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, ocurrido el pasado 20 de octubre en Barracas.

Tras el fallo de la Sala I de la Cámara del Crimen queda el camino despejado para que la investigación se encamine hacia la Unión Ferroviaria (UF), el gremio al que pertenecen buena parte de los acusados por el crimen.

En ese sentido, la jueza de instrucción Susana Wilma López aún debe definir si cita a indagatoria al titular de la UF José Pedraza y a Juan Carlos "el Gallego" Fernández, ambos procedimientos solicitados por la fiscalía.

Por el fallo, el delegado de la Unión Ferroviaria en la ex Línea Roca Pablo Díaz, los barrabravas Cristian Favale y Gabriel "payaso" Sánchez, y los trabajadores ferroviarios Juan Carlos Pérez, Jorge González, Salvador Pipito y Francisco Armando Uño continuarán detenidos.



Todos están acusados del homicidio calificado de Mariano Ferreyra, en concurso real con homicidio en grado de tentativa (por los casos de Nelson Aguirre, Elsa Rodríguez y Ariel Pintos).

En la resolución, los camaristas Alfredo Barbarosch, Jorge Rimondi y Luis María Bunge Campos confirmaron la existencia de un "emprendimiento criminal previamente acordado" entre los siete detenidos.

Además descartaron que haya habido un enfrentamiento entre los tercerizados y militantes del PO con el otro grupo conformado por barrabravas e integrantes del gremio.

"Fue el grupo que integraban los imputados el que, repentina y raudamente, se aproximó al de los damnificados, cuando estos se encontraban en evidente postura de abandonar el lugar", señalaron los jueces, quienes también determinaron que el objetivo fue "aleccionar a los tercerizados " para que, en el futuro, no intenten un nuevo corte de vías".

También aseguraron que "no fue espontánea como intentaron convencer las defensas" la contramarcha para evitar el corte de vías, a la altura de la estación Avellaneda.

Al evaluar la participación de cada uno, los camaristas recordaron que Favale no "era trabajador ferroviario" y por ello dudaron del porqué de su presencia en el lugar.

Favale "no sólo estuvo presente en la manifestación encabezada por la Unión Ferroviaria el 20 de octubre pasado, sino que fue uno de los que habrían efectuado disparos con armas de fuego, que provocaron, como se dijo, la muerte de Ferreyra".

También avalaron que el otro tirador fue Sánchez, por la declaración de testigos, y que Juan Carlos Pérez fue el encargado de esconder las armas de fuego.

Sobre el delegado Díaz, reafirmaron que fue quien convocó a la contra marcha, y ofició de "instigador" de los demás para "cometer los ilícitos".

Respecto a Uño recordaron que testigos lo identificaron "como integrante del grupo que protagonizó el ataque".

También como parte del presunto acuerdo criminal, acusaron a Pipito y González de haber amenazado a un equipo periodístico de C5N para evitar que tomasen imágenes de lo ocurrido aquella violenta jornada.

Antes de dejar su cargo como fiscal, Cristina Caamaño -ahora viceministra de Seguridad- había pedido la indagatoria de Pedraza y Fernández, lo que aún no fue resuelto por la jueza.

No obstante, tras esta resolución se prevé que pueda avanzar la investigación en ese sentido.

A su vez, la Cámara del Crimen aceptó a una de las hijas de Elsa Rodríguez, quien aún continúa internada por una herida de bala recibida durante los hechos en los que murió Ferreyra, como querellante en la causa.(Fuente: Terra)