martes, 28 de diciembre de 2010

PORTUGAL Y ESPAÑA LANZAN A CONCURSO LA FUTURA ESTACIÓN INTERNACIONAL DE AVE

Portugal y España han puesto en marcha el concurso público para construir la estación internacional del tren de alta velocidad Madrid-Lisboa, que estará situada en la frontera de Badajoz, informó hoy a Efe un portavoz de los ferrocarriles lusos.

La estación del tren internacional, que debe estar en servicio en 2013, está presupuestada en 7,5 millones de euros según la licitación acordada por los dos países, cuyos detalles se divulgarán en la publicación oficial de la Unión Europea, que financia parte de la obra.

El Gobierno socialista portugués ratificó este año que mantendrá el proyecto de ferrocarril de alta velocidad a España por sus beneficios para la economía pese a las críticas de la oposición conservadora, que pide su suspensión por la crisis que sufre Portugal.

Como ha hecho ya varias veces en los últimos meses, el Ejecutivo luso volvió a asegurar el pasado fin de semana la continuidad del proyecto y desmintió informaciones de la prensa lusa sobre una supuesta suspensión de última hora.

El concurso para la construcción de la futura estación ferroviaria, que tendrá un plazo de ejecución de 15 meses, lo lanza la Agrupación Europea de Interés Económico Alta Velocidad España-Portugal (AEIE-AVEP) Elvas-Badajoz.

La estación estará situada en la demarcación entre esas dos ciudades fronterizas y su coste parte de un presupuesto de 7,5 millones de euros, según un comunicado difundido también por la empresa estatal portuguesa responsable de la alta velocidad, RAVE, filial de la sociedad pública de los ferrocarriles lusos, REFER.



La estación internacional, situada junto al río Caía, ligará los tramos español y portugués del tren de alta velocidad, que tendrá en total 651 kilómetros de recorrido y admitirá tráfico de pasajeros y también de mercancías.

En el lado español las obras están ya en ejecución y en el portugués el segmento más largo de su trazado, de 170 kilómetros entre Caia y Poceirao, en las cercanías de Lisboa, debe empezar a construirse a principios de año.

Este tramo del tren, que unirá Madrid y Lisboa en 2 horas y 45 minutos, fue adjudicado al consorcio ELOS, encabezado por las empresas lusas Soares de Acosta y Brisa (participada por la española Abertis) a un coste de 1.359 millones de euros, de los que el Estado portugués sufragará cerca del 31%.

Un segundo tramo del tren, de sólo 50 kilómetros entre Lisboa y Poceirao, pero que incluye un nuevo puente sobre el estuario del río Tajo que eleva su coste a 1.700 millones de euros, está pendiente de licitación después de que fuera anulado el concurso lanzado el año pasado.

La propuesta de la empresa española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) había sido la mejor calificada entre los proyectos presentados antes de la anulación.

Los pormenores para el lanzamiento del nuevo concurso de la estación internacional en la frontera entre Portugal y Extremadura fueron acordados por los dos países en reuniones de sus administraciones y empresas ferroviarias, según explicó el portavoz de RAVE a Efe, y están dentro de las resoluciones aprobadas el año pasado en la cumbre ibérica de Zamora.

En esa reunión, que celebran con periodicidad anual ambos Gobiernos en uno u otro país, se estableció también que la estación internacional tendrá una sección de pasajeros del lado español y otra de mercancías del lado portugués.

El proyecto de comunicar Portugal y España por ferrocarril de alta velocidad incluye también una conexión entre Lisboa, Oporto y la ciudad gallega de Vigo cuya ejecución está retrasada hasta 2015.(Fuente: ABC)