martes, 16 de junio de 2020

Trenes bolivianos llevan tres meses varados en el Puerto de Iquique en Chile y corren el riesgo de ser subastados

Exterior

La Presidenta de Bolivia, Jeanine Añez, decidió "priorizar los recursos para atender la pandemia"

Cinco trenes y tres estaciones eléctricas y catenarias se encuentran varados en el Puerto de Iquique en Chile. El material debía dirigirse a Cochabamba en Bolivia, sin embargo la Presidenta del país, Jeanine Añez, decidió "priorizar los recursos para atender la pandemia", informó El Mercurio.

La carga, desembarcada hace tres meses en Iquique, corresponde a 17 toneladas destinadas al proyecto de US$500 millones, Tren Metropolitano de Cochabamba, impulsado por el ex Presidente de Bolivia, Evo Morales.


Debido al tiempo extendido que las unidades llevan en el puerto, Bolivia adeuda US$400 mil, cifra que crece diariamente. Además, se suman deudas con contratistas y por la paralización de las obras debido al coronavirus.

El director regional de Aduanas en Iquique, Cristián Molina, comentó que "el importador que trae una mercancía a Chile tiene un plazo de 90 días para realizar los trámites y sacar sus productos. Si no, si no presenta la documentación cae en presunción de abandono y Aduanas puede lotear u subastar esas mercancías, siempre y cuando cumplan con la normativa vigente y sean de lícito comercio".

Ante esta situación, la Administración de Servicios Portuarios - Bolivia (ASP-B) aclaró que durante la gestión 2017, la ASP-B tuvo una serie de reuniones con la empresa Asociación Accidental Tunari, instancias en que se les propuso que toda la carga que iba a ser importada para la ejecución del proyecto se realice utilizando el Puerto de Arica. En tales encuentros se informaron los riesgos de utilizar el Puerto de Iquique, ya que existen significativas diferencias en su tratamiento, porque en el Puerto de Arica se tienen acuerdos bilaterales vigentes que dan ciertos beneficios a la carga boliviana.

"Aún con la explicación de dichas dificultades, la Asociación Accidental Tunari decidió realizar la importación de vagones a través del Puerto de Iquique, colocando en riesgo toda la operación desde un inicio debido a que solo se cuenta con un plazo de 90 días para que la carga boliviana pueda ser retirada, situación que es muy contraria a lo que se tiene en el puerto de Arica donde el plazo es de 1 año y 90 días.

Asimismo, al no existir la presencia institucional de la ASP-B ni la Aduana Nacional en el Puerto de Iquique, se dificulta que el Estado realice algún tipo de representación u oficio que permitan gestionar la ampliación a los 90 días ya cumplidos", manifestaron en un comunicado.Tomando esto en cuenta, aseguraron que "la Asociación Accidental Tunari debe asumir las responsabilidades inherentes a su determinación de escoger el Puerto de Iquique para realizar la importación de su carga; no así el Estado boliviano".MundoMarítimo.cl