viernes, 12 de junio de 2020

Salta: Disenso entre ediles por la ex estación de trenes Tartagal

Actualidad

En 2016 ya había sido declarada de utilidad pública sujeta a expropiación por ley 7.649. Sin embargo, en 2019 el Gobierno provincial la desestimó.

Los concejales, en la última sesión ordinaria del cuerpo deliberativo, pidieron que el edificio de la ex estación de trenes del ferrocarril, que se encuentra dentro de una finca privada, sea declarado patrimonio cultural de Tartagal, y se desató la polémica.

Las parsimoniosas sesiones del Concejo Deliberante dejaron de ser tales cuando los ediles Gustavo Cardozo, Silvia Natalia Loria, María Victoria Bonillo y Silvio Yanacón presentaron un proyecto de ordenanza mediante el cual solicitan que el viejo edificio de la estación de trenes sea declarado patrimonio cultura del municipio, siendo que el mismo se encuentra ubicado dentro de la finca Yaguané SA, firma que a su vez mantiene un viejo litigio con Ferrocarriles Argentinos y con otro antiguo poblador de la zona de apellido Fontana.


El proyecto pasó a la comisión de peticiones y legislación pero ediles de la oposición adelantaron que no aprobarán el proyecto "hasta tanto no tengamos toda la información por parte de la Justicia porque lo único que nos está faltando en Tartagal es que encima de todos los inconvenientes que tenemos, se sume una demanda judicial para que la paguemos entre todos los tartagalenses", manifestó el ingeniero Ernesto Restom.

Situación confusa

El proyecto de ordenanza ingresó al cuerpo deliberativo bajo el expediente N´15.891/2020. Con la firma de los ediles antes mencionados, se pide la declaración como "patrimonio cultural del municipio de Tartagal al edificio de la estación de trenes del Ferrocarril Belgrano y sus dependencias que corresponden al catastro 29.034, del departamento San Martín, provincia de Salta".

El concejal Ernesto Restom, al referirse a la situación del viejo edificio de la estación de trenes, precisó: "Además de pedir la declaración de patrimonio histórico de Tartagal, el proyecto pedía que se eleve a la Legislatura provincial un pedido de expropiación de ese edificio. Pero es tan confusa la situación que supuestamente en 2016 ya había sido declarada de utilidad pública sujeta a expropiación mediante la ley 7.649. Sin embargo, en 2019 la expropiación fue declarada desierta por el Ejecutivo provincial porque no se presentaron los titulares de la finca Yaguané".

Demanda

Agregó Restom: "Además, en el Juzgado Civil y Comercial de Tartagal hay una demanda de una señora de nombre Ana Fontana contra Yaguané SA. Sumado a esto, el municipio de Tartagal en 2017 ya había firmado un convenio con Belgrano Cargas y Logísticas como propietaria del edificio de la estación de trenes, para darle alguna utilidad artística, cultural o educativa".

"Pero quedó en la nada porque hacerle mejoras a esa estación que tiene más años que Tartagal implicaba varios millones, algo que a mi entender no se justificaba entonces ni se justifica ahora, y más si se considera la incertidumbre legal sobre la propiedad de ese lugar", agregó.

Restom precisó; "Lo extraño también es que ya comenzaron los arreglos y las mejoras por parte del municipio, pero al Concejo Deliberante nunca se acercó el plan de obras; de manera que esperamos que nos den esa información en algún momento".

Estación Manuela Pedraza

La vieja estación de trenes de Tartagal se terminó de construir en el año 1927, con la llegada de la punta de rieles del ferrocarril, ya que hasta entonces, los pobladores usaban un vagón del ferrocarril Belgrano para todos los trámites que se requerían, como la venta de pasajes, el traslado o la recepción de cargas que se hacían por prácticamente el único medio de comunicación con la zona como fue por años el ferrocarril.
Finca Yaguané comprende 13 hectáreas en una franja que divide el centro de la ciudad con Villa Güemes, desde las avenidas 9 de Julio al sur y Necochea al norte y avenidas Independencia al oeste y 20 de Febrero al este de la ciudad.

Por su ubicación, el predio tiene un alto valor económico. Había pertenecido originalmente al fundador de Tartagal, don Francisco Milanessi, y luego fue vendido en 2009.

Yaguané mantiene permanentes litigios con los ocupantes ilegales -hijos o nietos de los ex empleados del Ferrocarril Belgrano que vivían al costado de las vías del ferrocarril y que se niegan a abandonar el lugar- y hasta con la Iglesia, ya que a pocos metros del edificio de la vieja estación construyeron un edificio donde funciona la entidad sin fines de lucro Cáritas. Hasta los bomberos voluntarios se instalaron en un extenso terreno que da a la avenida 20 de Febrero, pleno centro de la ciudad.

Pero la Justicia tampoco resolvió hasta el momento si realmente les pertenece a quienes dicen ser sus legítimos propietarios o a Fontana, aunque el convenio rechazado por la Provincia durante la anterior administración de gobierno para que pasara al éjido municipal, fue suscripto entre Belgrano Cargas y Logísticas y el municipio de Tartagal. ElTribuno.com