jueves, 14 de junio de 2018

Por los problemas en otras Líneas, el Urquiza tiene un 53% más de pasajeros

Actualidad

Como corre relativamente cerca, la línea absorbe a pasajeros del San Martín, que no llega a Retiro, y del Belgrano Norte, que está con un servicio limitado.

La no llegada, casi en simultáneo, de los trenes Belgrano Norte y San Martín a la estación Retiro provocó un colapso. Un efecto mariposa que se derramó sobre las otras líneas. El ferrocarril que más lo siente es el Urquiza: en lo que va del mes, lleva transportados un 53% más de pasajeros que en la misma fecha del pasado.

También influyen los problemas de funcionamiento de la Línea Belgrano Norte. A fines del mes pasado estuvo días sin funcionar, y desde entonces brinda un servicio parcial. El problema fueron las fallas en los andenes provisorios que instalaron para arreglar las estaciones.


Según informaron en la concesionaria Metrovías, viajaron 876.000 personas. Durante la semana pasada, fueron 116.000 y 119.000 por día. En la misma semana de 2017 habían sido entre 75.000 y 78.000 pasajeros.

Vanesa López entra a trabajar a las 8 de la mañana en un call center a una cuadra de Plaza de Mayo. Vive a cuatro de la estación José C. Paz del San Martín. “El año pasado tomaba el tren a las 6 para llegar a horario. Hoy me despierto 4.30 y una hora después estoy en la estación”, dice. Vanesa reconoce el beneficio que significará el viaducto, pero está cansada: "Tengo que hacer una ingeniería para ver cómo llego y encima tardo entre dos y tres horas”.

El cambio se notó rápidamente. Ya en la primera semana en que el San Martín dejó de llegar a Retiro, entre el 23 y 30 de mayo, la cantidad de usuarios del Urquiza creció un 14% en comparación con la semana previa.

El tren Urquiza corre casi paralelo al San Martín. Las dos tienen estaciones muy cercanas: por ejemplo, Lemos está a 12 cuadras de la de San Miguel; Campo de Mayo a 15 de Muñiz; Tropezón a 15 de Caseros; Santos Lugares a 11 de Moreno; y Lynch a 10 de Sáenz Peña.

Desde la caída del encofrado y hasta hace diez días, Vanesa usaba el colectivo 449 para trasladarse de José C. Paz a la estación Lemos. Muchas veces, incluso con ese colectivo, bajaba antes en Cabral. Desde ahí subía al tren en sentido inverso hacia Lemos y esperaba que la formación volviese a salir rumbo a Chacarita. Lo hacía para conseguir un asiento.

"Pasé de ir sentada a ni siquiera poder subir. El Urquiza también se desbordó con todos los que nos mudamos desde el San Martín", dice. Acostumbrada a viajar mal, volvió a su línea original. Mal es esto: "Llegó a las 5.30 a José C. Paz y es muy difícil. Hoy, para entrar al tren, tuve que caminar hasta casi la locomotora".

Viajar mal también es aguantar los amontonamientos en la estación Villa del Parque, en sus andenes, en su puente peatonal, en las escaleras donde se cruzan aquellos que van hacia Capital y aquellos que se dirigen a Provincia. La estación ahora funciona como cabecera, pero no tiene la estructura para absorber a tantos pasajeros.

Viajar mal es además no usar el servicio gratuito de colectivos, que dispuso Trenes Argentinos Operaciones para compensar el servicio reducido. Salen de Villa del Parque y paran en Chacarita, Paternal y Palermo. También se incorporaron colectivos que van desde la estación Sáenz Peña, del tren San Martín, hasta Miguelete, del tren Mitre, para completar el viaje hasta Retiro. Los usuarios dicen que hay muchas unidades y salen con buena frecuencia, pero que en hora pico no dan abasto. Vanesa agrega: "No me sirven. Tengo que ir a Plaza de Mayo. Los colectivos que van a Palermo tendría que seguir en subte. No puedo hacer tren, colectivo, tren y otro colectivo".Clarín.com

N. de la R.: Tal como lo informara CRÓNICA FERROVIARIA con nota titulada: "La improvisación en el transporte ferroviario siempre está a la orden del día" del 24 de Mayo de 2018, ahora lo refleja el diario Clarín. Se debería estudiar muy bien desde el Ministerio de Transporte de la Nación ciertas resoluciones que toman las distintas empresas estatales ferroviarias que dejan mucho que desear y que le hacen muy mal al sistema de transporte ferroviario. Habría que poner más personal especializado en trenes y menos CEOs que no pertenecen a este medio de transporte.

7 comentarios:

  1. Como si les importara. Ya son gobierno, ya hicieron todos sus negociados; ahora a reclamarles a los genios del voto.
    Andrea Alí

    ResponderEliminar
  2. Y tan descabellado es que aumenten la frecuencia? 0 ideas. Como pretender que el martita llegue a once.

    ResponderEliminar
  3. Desde arriba lo importante es sacarle mas dinero a la gente a como de lugar. Con este sistema la gente tiene que gastar mas para tomar otro colectivo adicional para acercarse al urquiza.

    ResponderEliminar
  4. y en un futuro no muy lejano es muy probable que las lineas ferroviarias de pasajeros ya no lleguen a la ciudad de buenos aires.

    ResponderEliminar
  5. Lo peor es que los molinetes son una mierda, dps en villa del parque de 4 vias solo usan una!!! ademas sumale q son unos inutiles los q administran el tren

    ResponderEliminar
  6. Es así también como estalla la linea B, al no llegar a retiro el san martín, y al haber migrado usuarios al urquiza, el subte de por si explotado ahora se convirtió en una tortura.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.