martes, 18 de marzo de 2014

Gracias a la reacción vecinal, fueron detenidas personas que querían usurpar la estación Manzone del ex Ferrocarril General Urquiza

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Desde hace meses que Crónica Ferroviaria viene alertando al Estado Nacional sobre los robos de infraestructura de vía, balasto y usurpación de terrenos ferroviarios ubicados a lo largo del ramal troncal del ex Ferrocarril General Urquiza, entre las estaciones Rubén Darío y Zárate.

Durante estas alertas, pudimos mostrar con fotografías los faltantes de vía férrea, durmientes y balasto, como así, la usurpación de terrenos ferroviarios en el Urquiza a la altura de la estación Sol y Verde de la Línea San Martín cuyas vías corren paralelas (a una distancia de 5 cuadras) a las del Urquiza.

Hoy nos enteramos que un grupo de vecinos de la estación Manzone (en la localidad de Astolfi), reaccionaron cuando un grupo de personas quiso usurpar el predio ferroviario realizando las denuncias ante las autoridades policiales, quienes procedieron a detener a nueve personas.

Parte del grupo de vecinos que se opuso a la usurpación.

Según informa el medio El Diario Pilar, la reacción vecinal fue el inicio del rechazo a esa actitud usurpadora, que luego fue apoyada por la Fiscalía interviniente y la rápida acción policial.

Fuentes oficiales afirmaron que todo comenzó cerca de las 8,00 de ayer en el predio ferroviario en el que se encuentra la estación Manzone del Ferrocarril General Urquiza, ubicada entre las calles Doctor Manzone, Constitución, Las Piedras y Virrey Ceballos.

Hasta allí habían llegado en diferentes vehículos trayendo unas 50 familias de entre y tres y cuatro integrantes cada una, y sin perder tiempo, el grupo se dividió por todo el referido predio que tiene unas diez hectáreas, comenzando a delimitar las parcelas de terreno con estacas de madera y cuerdas de nylon.
Pero a media mañana, un gran grupo de vecinos de los alrededores que se unieron de inmediato ante la presencia de los invasores, decidieron en primer lugar dar a viso a la policía y luego con un  grupo de “avanzada” intentaban deshacer, desarmar y en ciertos casos destruir los elementos usados para la delimitación de los terrenos, en un clara evidencia de rechazar bajo todo punto de vista el posible asentamiento ilegal.

Una vez que la policía del Destacamento local y de las demás comisarías vecinas llegaron al lugar, se le hizo saber de manera oficial a los usurpadores que lo que estaban intentado era ilegal, ya que ese predio era propiedad de la empresa del Ferrocarril General Urquiza.

De esta manera, la mayoría de los recién llegados lo comprendieron, pero otro pequeño grupo no sólo no acató las órdenes de retirarse del lugar, sino que se resistió provocando algunas escaramuzas contra los efectivos policiales y los vecinos que estaban decididos a no permitir dicho asentamiento.

Finaliza diciendo El Diario Pilar que tras unos minutos de corridas e incidentes, la policía detuvo a nueve usurpadores –incluyendo a una persona que cumplía el rol de “coordinador” de los movimientos-, mientras que el resto optó por abandonar el lugar.

Es lamentable que esté sucediendo todo esto en el ramal troncal del ex Ferrocarril General Urquiza, y todo se debe por el abandono que las autoridades nacionales están realizando sobre el mismo. No puede ser que se deje a la buena de Díos un ramal que es sumamente importante para la conexión ferroviaria entre el AMBA y la Mesopotamia. Habría que realizar corridas de trenes especiales entre Zárate y Rubén Darío para hacer presencia, y que la gente sepa que el tráfico ferroviario sigue en el ramal troncal y que no está abandonado.

El señor Ministro del Interior y Transporte de la Nación y Secretario de Transporte de la Nación hace unos días fueron informados por los ex trabajadores del tren de pasajeros "El Gran Capitán" de la empresa T.E.A. para que vuelva a circular dicho convoy, y además, fueron alertados por el director de Crónica Ferroviaria sobre la usurpación de los terrenos ferroviarios y el robo constante de la infraestructura de vía.

Acá nadie se puede hacer el desentendido. Creemos que habría que tomarse los recaudos necesarios antes que sea tarde y después tener que lamentarse.