miércoles, 30 de enero de 2013

¿A QUIÉN BENEFICIA LA QUEMA DE "LAS BRUJAS"?


NOTA DE OPINIÓN

Por: Norberto Rosendo (Para Crónica Ferroviaria)


En América se han quemado pocas brujas. El caso más resonante sin duda ha sido el de Salem en EEUU. La revisión histórica del proceso demostró que poco tenía que ver el demonio en el caso, pero mucho más tenían que ver los intereses inmobiliarios del supuesto emisario divino de la localidad que se contraponían con las brujas que serian ejecutadas.

Siempre que se decide quemar brujas, hay una historia de intereses contrapuestos detrás de ella, donde hay gente que pierde y gente que gana con la quema.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha decidido sacar de servicio "Las Brujas" de la línea A, los fabulosos coches belgas que nos dieron un excelente servicio durante casi los últimos 100 años y que podrían hacer lo mismo otros cien años más.

No sólo los sacará de servicio, si no que los reemplazará por otros vehículos que no llegan ni a la mitad del parque de las famosas brujas.

Los coches que reemplazarán a "Las Brujas" vienen de China. A ver, ¿a que no saben quién es el encargado de negocios de los chinos en nuestro país?. Si!, nada más y nada menos que Don Franco MACRI, el padre de Don Mauricio, también MACRI actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Casualidades?. Sí,  seguramente, tal como las brujas que si las hay, las hay.

"Las Brujas" de la Línea A son 90, pero los nuevos coches son 35, así que al sacarlos del servicio Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), su actual dueño habrá sufrido una gran descapitalización, es decir, casi 60 coches menos, lo cual seguramente será corregido en el futuro, por lo que el padre de Don Mauricio se viene frotando las manos por anticipado.

Los antiguos coches de la Línea A tiene una taza de desperfectos versus kilómetros recorridos menor que los nuevos coches  Alston, a pesar de ello serán retirados totalmente del servicio.

¿Son incompatibles las viejas brujas con los nuevos trenes?, no podrían convivir con pequeñas modificaciones que harían que fueran compatibles con los nuevos vehículos.


El segundo beneficiado de la eliminación de "Las Brujas" será la empresa Metrovias, ya que los viejos coches recibían un mantenimiento casi artesanal que requería una mano de obra muy especializada que seguramente los nuevos coches no necesitarán,

Aquí tenemos entonces al ayudante del párroco de Salem, personificado ahora en los intereses de una empresa.

Nuevamente el padre de Don Mauricio se frota las manos porque los nuevos coches requerirán repuestos, ¿y a que no saben a quién le caerá una moneda en el bolsillo cuando esos repuestos entren al país?

Quién saldrá perdiendo con la eliminación de "Las Brujas"?

Seguramente todos los habitantes de la ciudad de Buenos Aires, sobre todo aquellos que viven del floreciente negocio del turismo, ya que la ciudad ha perdido uno de sus atractivos cuando "Las Brujas" dejaron de funcionar.

Estamos hablando de la flota de subtes más antigua del mundo, lo cual cualquier país del primer mundo defendería con uñas y dientes, como patrimonio cultural y atracción turística.  ¿Ustedes se creen que a alguién se le ocurriría en EE.UU hacer un asado con los tranvías a cable de la ciudad de San Francisco?

Más de un mes sin la Línea A, una pérdida importante del patrimonio cultural de la ciudad, pero al igual que en Salem, negocios son negocios.

¿A quien beneficia la quema de las brujas II?

Salió la licitación de 105 nuevos coches para la Línea A; el valor de la misma es de 945 millones de pesos, IVA incluido.

Esto nos da unos 9 millones de pesos por cada coche, es decir, 1.2 millones de dólares por vehículo.

La primera pregunta que nos hacemos es, ¿qué pasó con los 35 coches que estaban en el puerto?

La segunda pregunta ¿es serán de oro los nuevos coches?

La licitación habla de incluir la financiación, pero no habla de los términos de la misma.

Aún para la ciudad de Buenos Aires 945 millones de pesos es una suma muy grande que involucrará, seguramente, a varios presupuestos.

La cuarta pregunta que nos hacemos es, ¿cuántos puestos de trabajo podríamos lograr en el país haciendo estos vehículos?

El plazo de ejecución es ridículamente corto, 36 meses, no hay en el país ninguna empresa que pueda hacer esta cantidad de vehículos en ese tiempo, por lo que como de costumbre la industria argentina quedará fuera del convite.

Los porteños tendrán seguramente subtes nuevos, probablemente chinos y también un aumento de la inseguridad y de la delincuencia de la mano de la falta de trabajo.

Un plan racional hubiese sido pedir, digamos un coche por mes, que bien los podría hacer la industria argentina, esos coches podrían generar cientos de puestos de trabajo aquí en el país y no en China, como seguramente sucederá, y podrían ser pagados con los boletos vendidos y no habría que abonar ningún interés o financiación ya que casi se los podría comprar al contado.

Pero claro, un plan de ese tipo tampoco requeriría repuestos chinos con lo que la familia Macri seguramente, no ganaría ni un peso, pero como decíamos en nuestra anterior entrega, negocios son negocios.