miércoles, 30 de enero de 2013

FRANCIA: PARÍS UNIRÁ LAS EMPRESAS PÚBLICAS DE FERROCARRIL PESE A LA REFORMA DE LA UNIÓN EUROPEA


EXTERIOR

El gobierno francés reiteró hoy su intención de fusionar la compañía pública ferroviaria SNCF con el gestor de redes RFF, pese al nuevo "paquete" presentado por la Comisión Europea que estipula una separación estricta o que al menos se garantice su independencia.

El Ministerio de Transportes galo, en un comunicado con motivo de la presentación en Bruselas de las nuevas medidas de liberalización del sector ferroviario, recordó la reforma que ha puesto en marcha para crear un conglomerado público "unificado" con SNCF y RFF.

"Se trata de sacar partido de una mejor integración de la infraestructura y de los trenes para mejorar las prestaciones del conjunto del sector y los servicios ofrecidos a los usuarios y a los clientes", señaló el este departamento.

Añadió que esta reforma encajará "en el marco del desarrollo del espacio ferroviario europeo" y que Francia se propone "garantizar un funcionamiento imparcial del gestor de infraestructuras en el ejercicio de sus principales misiones para asegurar un acceso no discriminatorio a la red".


En el conocido como "cuarto paquete ferroviario", la Comisión Europea establece que las empresas de servicios ferroviarios (como la SNCF) y los operadores de infraestructuras (como RFF) deberán estar separados estrictamente, aunque aceptaría que estén integrados verticalmente en un consorcio si se garantiza su independencia jurídica, financiera y operativa.

Si Bruselas considera que no se está respetando esta autonomía, podría prohibir a la empresa ferroviaria que opere en otros países.

El departamento francés de Transportes dijo apoyar "la puesta en marcha de un espacio ferroviario europeo único" y acoger "favorablemente las propuestas de la Comisión (...) que se enmarcan en esta perspectiva".

Insistió en que ahora corresponde al Parlamento Europeo pronunciarse y que Francia "contribuirá de forma constructiva" sobre la base de tres líneas directrices.

La primera es avanzar en la interoperatividad y en la seguridad, "indispensables para la puesta en marcha de este espacio ferroviario europeo único".

Una apertura de los mercados domésticos de pasajeros, pero "progresivamente" y respetando "las principales disposiciones (...) sobre las obligaciones de servicio público", es la segunda.

Y la tercera es que cada Estado pueda determinar el modelo de gobierno para asegurar un acceso no discriminatorio de las empresas ferroviarias a la red. EFE