lunes, 27 de febrero de 2012

"TRATAR DE CONVERTIR A LA VÍCTIMA EN CULPABLE ES UN RECURSO VIL Y CANALLA", DIJO LA MAMÁ DE LUCAS

ACTUALIDAD

Repudió así el comunicado emitido por Garré tras el hallazgo del cuerpo; tildó de negligentes a algunos funcionarios, y cuestionó la falta de exhaustividad del operativo

los familiares y amigos de Lucas Menghini Rey, el joven hallado muerto dos días después de la tragedia de Once , se reunieron en un teatro porteño para reclamar justicia para este "desastre previsible ", tal como definieron al choque ferroviario que dejó un saldo de 51 víctimas fatales y heridas a otras cientos.

En el encuentro, realizado en el teatro Margarita Xirgu, ubicado en Chacabuco 875, sus padres leyeron una carta dirigida a toda la sociedad.

Familia de Lucas Menghini Rey

La familia de Lucas sostuvo que por "la magnitud" del hecho lo sucedido en la terminal ferroviaria fue un "desastre previsible y no un accidente". "Sabemos que hay responsables de lo ocurrido", expresaron el padre y la madre de Menghini Rey a través de la carta.

Los padres del joven fallecido, también, repudiaron los hechos de violencia que se registraron el viernes pasado en la estación Once, cuando un grupo de gente provocó destrozos y se enfrentó con la Policía tras enterarse que se halló el cuerpo de Menghini Rey entre el tercer y cuarto vagón del tren siniestrado.

"Es una necesidad mía como mamá de Lucas expresar mi más enérgico repudio al comunicado emitido por el ministerio de Seguridad la Nación en el cual se da a entender la posibilidad de que Lucas tenga responsabilidad por lo ocurrido", dijo. "Convertir a la víctima en culpable es un recurso vil, bastardo y canalla", enfatizó.

Paolo y María Luján Menghini Rey, en la carta, aseguraron que "maldita es la impunidad, tan maldita como los que usan el dolor ajeno" frente a tragedias como la sucedida el miércoles último.

"Queremos que nos miren a los ojos y nos digan por qué, cómo no recorrieron exhaustivamente desde el primer momento cada centímetro de la formación. ¿No alcanzaban los recursos humanos para recorrer ocho vagones?", planteó la madre de Lucas, la víctima número 51 del desastre ferroviario.

Lara, hermana de Lucas, apuntó: "Lucas murió por errores y efectos evitables".

El padre de Lucas, que es trabajador de prensa, destinó un párrafo al rol de los medios. Agradeció encontrar siempre un micrófono para expresar los momentos de búsqueda de Lucas; sin embargo, repudió que los medios estuvieran esperándolo en las puertas de la morgue, así como el hecho de anunciar la muerte de su hijo cuando aún ellos no tenían la confirmación del hecho.

"Ninguna imagen, sonido y supuesta primicia puede violentar el derecho básico de intimidad. La obligación de imponer un cambio es nuestra, como trabajadores de prensa, pero sobre todo como seres humanos.

No puede ser importante la imagen de un padre que entra en una morgue para ver la imagen de su hijo", criticó.La Nación