martes, 31 de enero de 2012

DE VIDO SEDUCE A GREMIOS FERROVIARIOS CON BAJA DE GANANCIAS

• Con la promesa de anunciar en marzo una modificación del impuesto, el ministro pretende reducir presión salarial

El Gobierno ya inició contactos informales con los gremios para convencerlos de atenuar sus demandas salariales, bajo la promesa de que reducirá sustancialmente la presión en el impuesto a las Ganancias. El encargado de distribuir la información es el ministro de Planificación, Julio De Vido, permanente interlocutor entre el Ejecutivo e importantes sindicalistas, quien estimó un anuncio oficial entre marzo y abril. Con las gestiones de De Vido, el Gobierno planea encarrilar los reclamos en torno del 18% sugerido informalmente, aunque en la mayoría de los sindicatos ese tope no obtuvo mayores avales.

Cuando faltan pocas semanas para el arranque del grueso de las paritarias de 2012, el ministro de Planificación recuperó su rol habitual de portavoz oficial entre los sindicatos más influyentes. Ya lo habían hecho otros funcionarios los primeros días del año con los gremios industriales y durante la segunda quincena del mes, el ministro de Planificación avanzó con algunos sindicatos del transporte.

Ministro de Planificación, Arq. Julio De Vido

La novedad de los últimos contactos fue la incorporación de la promesa en torno de Ganancias. Los afiliados de los gremios del transporte ferroviario, marítimo, aeronáutico y carretero están dentro de la mayoría alcanzadas por los actuales topes del gravamen, fijados en 5.782 pesos para los trabajadores solteros y en 7.998 para los casados con dos hijos.

Gestiones

El argumento transmitido por el funcionario es sencillo: un incremento salarial del 18% en aquellos sindicatos cuyos representados deben pagar Ganancias, se convertirá en un 23% al 25% una vez modificado el mínimo no imponible.

Las gestiones se centraron la semana pasada en los gremios ferroviarios. De Vido habló con Omar Maturano, jefe de La Fraternidad (maquinistas de trenes), que en los hechos y ante la ausencia de José Pedraza, el encarcelado líder de la Unión Ferroviaria, capitanea la paritaria del sector. A ellos se suman los sindicatos del personal jerárquico (APDFA) y de los Señaleros. En conjunto, se calcula que representan a unos 50 mil trabajadores en todo el país.

Los cuatro gremios acordaron que pedirán en las negociaciones un aumento salarial del 25%. La semana pasada quedó constituida ante el Ministerio de Trabajo la comisión paritaria que negociará los salarios en la actividad ferroviaria. La discusión con las concesionarias del servicio de pasajeros arrancará el 15 de febrero y la expectativa de los sindicatos es tener cerrada la nueva escala salarial para fin de ese mes, y que su vigencia tenga como arranque marzo.

Si bien en el sector adelantaron que no aceptarán un tope del 18% como el planteado por el Gobierno, dijeron que estarían en condiciones de reducir un par de puntos el planteo original.

Una vez resuelto el aumento de los ferroviarios la atención estará puesta en el manejo de los subsidios por parte del Ejecutivo.

Los últimos años, cada incremento era financiado de manera directa por una suba equivalente de los recursos aportados por el Ejecutivo. Los sindicalistas creen que este año, para evitar un impacto generalizado con una suba tarifaria, el Gobierno recién definirá una eventual reducción de los subsidios al finalizar la paritaria y no antes.

Antes de la ronda con los ferroviarios, el Gobierno había iniciado los contactos con los sindicatos industriales. Como adelantó este diario, tanto en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) como en el Sindicato de Mecánicos (SMATA) obtuvo un primer guiño favorable en línea con el tope del 18%. También fue sondeado Oscar Lescano, de Luz y Fuerza, a quien el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, le sugirió en la misma línea que entre marzo y abril habrá novedades respecto de Ganancias.

Reclamos

Más allá del éxito en torno del tope deseado por la Casa Rosada, el propósito de los funcionarios es mantener a raya los reclamos salariales y aislar de ese modo a Hugo Moyano, jefe de los camioneros y de la CGT, que a instancias de su distanciamiento con Cristina de Kirchner motorizó reclamos de entre el 25 y el 30% entre sus dirigentes más próximos.

El consenso generalizado en el sector sindical es que el Gobierno deberá aplicar una modificación en Ganancias superior a la del año pasado, que fue del 20% respecto del mínimo no imponible, por debajo de la inflación estimada por las consultoras privadas y también de los incrementos negociados en paritarias en 2011. Ámbito.com

2 comentarios:

  1. Una vergüenza!!! Esto se llama EXTORSIÓN. Y por otro lado, aquellos que no tributan impuesto... QUE SE JODAN por cobrar poco???!!! Por favor, no seamos ingenuos y dejémomos de joder haciéndole creer a esta gente que somos estúpidos!!!

    ResponderEliminar
  2. Es preciso que los dirigentes gremiales ferroviarios empiecen de una vez por todas a cumplir su rol: de representar a los trabajadores ferroviarios y no nos vengan con mentiras banales y estupidas. Ah! cuidado con los apedfianos son jefe siempre ven su interese personales. Y terminan negociando a favor de la patronal.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.