miércoles, 25 de enero de 2012

ESTADOS UNIDOS: CATALOGAN DE "MUY RIESGOSA" LA INVERSIÓN EN EL TREN BALA

El ambicioso plan para construir el tren bala más veloz del país que pretende comunicar a San Francisco con Los Ángeles y San Diego a una velocidad de 220 millas por hora, es altamente riesgoso y la supervisión insuficiente, reveló un reporte del Buró Estatal de Auditorías.

Ayer la auditora estatal, Elaine Howle, lo llamó "altamente riesgoso" pues dijo que la primera etapa podría costar entre 98,500 millones de dólares y 117, 600 millones de dólares."El plan del tren bala proporciona pocos detalles acerca de cómo va a financiarse en caso de que no se materialicen los fondos planeados, porque por ahora sólo han asegurado 12,500 millones de dólares del gobierno federal", precisó Howle.

Foto archivo

Cuestionó además la falta de una adecuada supervisión del proyecto. "La Autoridad del Tren Bala está significativamente escasa de personal y sufre para supervisar contratistas y subcontratistas, quienes superan a sus empleados, 25 a uno", indicó Howle.

Incluso detectó un potencial conflicto de interés ya que algunos de los contratistas no han hecho sus declaraciones de bienes patrimoniales; y peor aún, la Autoridad no ha requerido a ninguno de los subcontratistas a presentarlas.Pero los cuestionamientos no son nuevos para el tren bala que ha estado bajo intensa crítica en los últimos meses. Este mismo mes, un panel independiente urgió a los legisladores a retrasar el proyecto debido a las dudas que presentaba en el terreno financiero. En noviembre, la no partidista Oficina del Analista Legislativo (LAO) no sólo consideró "el financiamiento altamente incierto, si es que alguna vez se materializa" sino que estimó que pudiera ser ilegal".

La asambleísta republicana de Laguna Niguel, Diane Harkey, quien este mes presentó un proyecto de ley, AB1455 para echar abajo el tren bala dijo que "las montañas de evidencias acumuladas en contra del proyecto, en un momento en que el financiamiento para las escuelas y seguridad pública están listos en la mesa para ser cortados con un gobernador pidiendo más impuestos, no deben ser ignorados".

Al mismo tiempo, la Secretaria de Estado aprobó ayer la recolección de firmas para poner en la boleta electoral de noviembre, una iniciativa para abolir la Autoridad del Tren Rápido encargada de la supervisión del proyecto, a menos que los votantes acepten el nuevo costo.

Habrá que recortar que los votantes aprobaron en 2008 un bono para construirlo y entregar a la Autoridad del Tren Bala de 9,000 millones de dólares para crear el programa de la construcción de dicha red ferroviaria que entonces se estimó por un valor de 34,000 millones de dólares, pero tras presentarse el plan de negocios en noviembre pasado se descubrió que costaría tres veces más de lo propuesto a los electores cuando se les pidió su aprobación. Un sondeo del Instituto Field revelado en diciembre pasado reveló que 64% de los votantes quieren que se les vuelva a consultar sobre si quieren que se lleve a cabo el proyecto del tren bala, dado el aumento de costo.

Sin embargo, los críticos del tren bala se enfrentan ante un fuerte defensor y apasionado del proyecto, y quien sueña con él, desde que fue gobernador en el periodo 1975-83, el mandatario Jerry Brown. En su primera etapa como gobernador, Brown convirtió en ley una medida para estudiar el tren bala. "Si ustedes como yo creen que California va a continuar creciendo y que millones más continuarán viviendo aquí en nuestro estado, ésta es una inversión sabia", dijo el gobernador a los legisladores en relación al controversial proyecto, durante su informe sobre el estado la semana pasada. De hecho, urgió a los legisladores a aprobar el plan revisado del tren bala que se presentará en las próximas semanas para comenzar la construcción de la primera etapa antes de que termine el año, en septiembre u octubre.

El plan es comenzar con 6,000 millones de dólares (3,300 del gobierno federal y 2,700 de bonos estatales) la construcción de 130 millas de rieles entre Merced y Bakerfield en el valle central, las cuales no serían suficientes para conectar a la ciudades.

Karen Massie, portavoz de la Autoridad del Tren Bala, dijo que tienen 90 días para revisar las recomendaciones de la auditoría estatal.

La primera etapa del tren rápido podría costar entre 98,500 y 117,600 millones de dólares, según la auditora estatal, Elaine Howle.La Opinión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.