lunes, 27 de septiembre de 2010

EL MUNDO VA HACIA EL PACÍFICO. ¿Y NOSOTROS?

Volvieron a presentar en Mendoza el proyecto del túnel de baja altura con el Trasandino en sus entrañas. Está más próximo y en abril o mayo se licitaría, prometen. A la propuesta que encabeza el grupo Eurnekian se incorporó la Mitsubishi.

Guillermo Oliveto (el de "El futuro ya llegó") pintó el jueves en la Enoteca "este otro mundo". El de la voltereta mundial después de la caída del Muro de Berlín y el desmoronamiento de las bolsas de Nueva York y de Londres, cuando la catástrofe financiera de 2008-2009.





Convocado por el Fondo Vitivinícola, chequeó el escenario global en el que deberá moverse la industria regional. Olivetto -hombre del marketing, consultor de la Coviar- puso en la pantalla de la Enoteca -atestada de bodegueros que querían saber cómo se está moviendo el mundo- una evidencia que asombra: en los últimos 8 años, la economía de Estados Unidos creció 13 o 14% real; la de Europa 11%; la de Japón 9%. Y la de China? 77%, la India 60% y Brasil casi el 30%.

Y entonces reiteró lo que viene sonando fuerte hace ya tiempo: el BRIC -Brasil, Rusia, India y China- es la sigla de los nuevos grandes protagonistas.

Habló de su especialidad, los mercados: "Tenemos aquí al lado, a uno de los más grandes, Brasil, que ronda los 200 millones de almas, 40 de las cuales consumen en el Gran San Pablo. Y más o menos cerca a Estados Unidos, uno de los 2 mercados fuertes de nuestra vitivinicultura".

El repaso volvió a mostrar que en muy poco más -tal vez en 2025- el 40 o 45% de la economía mundial se moverá en el Sudeste Asiático, en el Pacífico. Hacia allí mira el mundo de los negocios, es ineludible. Al oeste. Y si a eso se le suma el acceso a la costa oeste norteamericana y México, la conclusión cae madura: para nosotros el futuro está en los puertos del Pacífico.

Hombres mirando al Oeste. Horas antes, en la suntuosidad del flamante Diplomátic -uno de los 5 estrellas que enaltecen a Mendoza-, el embajador de Chile en la Argentina, Adolfo Zaldívar Larraín, no ocultó su entusiasmo: "Esta cordillera ya no nos debe separar. Hoy gobernar es integrar y la visión de nuestros estadistas debe ser pasar a un estadio superior de relaciones conjuntas, para afrontar el desafío mundial", dijo, diplomático al fin.

Pero ahí nomás -con una gigantografía a sus espaldas que destacaba el "Corredor Bioceánico Aconcagua", junto a una imagen de un tren moderno-, movió el avispero entre unos 500 empresarios, políticos del oficialismo y periodistas que asistían al re-relanzamiento del futuro Túnel Ferrovial de baja altura Punta de Vacas-Saladillo: "Con esta obra, del emprendimiento privado y con apoyo institucional de 4 gobiernos, Mendoza tendrá la llave del siglo XXI para la integración regional. Aquí estará la capital del Mercosur", auguró.

Y le dejó paso al viceministro del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla: "Este paso del Cristo Redentor por el futuro túnel de baja altura será el canal más directo Atlántico-Pacífico en este extremo sur del continente. Y ponerlo en marcha es nuestra primera prioridad", prometió en nombre del equipo de Sebastián Piñera.

Todos, además, prometieron trabajar para mejorar el infierno del paso actual.

En nombre del Zar. Los de la corporación América, con nuevos y poderosos socios y ya con el aval institucional (de la Rosada y La Moneda y aval de ambos Congresos) aprietan la marcha rumbo al Pacífico con una propuesta osada.

El sobrino del Zar de América 2000, vicepresidente de la Corporación y jefe de esta unidad de negocios, Hugo Eurnekian, había oído el chicaneo previo de esta "nueva re-representación". Por eso recordó ante diplomáticos, funcionarios, empresarios y periodistas, que ellos comenzaron a replantear el viejo proyecto del Trasandino (el de Tecnicagua, de los Díaz Telli, presentado en 1995) a mediados de 2007 y que -hechos los chequeos técnicos- multiplicaron la apuesta: formalizaron el nuevo proyecto del consorcio en marzo de 2009 y de una propuesta de 300 millones de dólares saltaron a esta de 3.000 millones de arranque.

Recordó que en octubre del año pasado se firmó el Tratado de Maipú, que creó el Ente Binacional encargado de supervisar y licitar el túnel (fue ratificado por los Congresos de ambos países en noviembre). Dijo que en abril estarán concluidos los estudios geológicos que cerrarán el proyecto definitivo: "Esperamos poder licitar en el primer semestre de 2011", diría luego en el brindis posterior. Ya extendieron la red para conseguir el financiamiento internacional, dijeron.

Y enfatizaron en los flamantes socios de este mega proyecto: la Mitsubishi Corporation, la más grande de Japón, dividida en 7 grupos de negocios; Empresas Navieras SA de Chile, controladora de sus filiales directas (CCNI, Agunsa y Froward), presente en Suramérica, Norteamérica, Centroamérica, Golfo de México y Caribe, Europa del Norte, Mediterráneo europeo y Asia; Geodata, compañía internacional de ingeniería; Contreras Hermanos, firma argentina que desde 1947 es líder latinoamericana en la construcción de ductos, plantas compresoras, montajes industriales, obras viales y de infraestructura.

En los pasillos del Diplomátic se insistió en que negocia su asociación "el grupo ferroviario más importante de Brasil" y se recordó la participación -pequeña, es cierto- de Tecnicagua, pionera en estas lides, y Cartellone, ambas de Mendoza.

El Sur puede. Conocen el flujo creciente de cargas entre el sur industrial brasileño, la soja, la minería, la industria alimentaria y la vitivinicultura argentinas y los puertos chilenos. No ignoran que por el precario Paso Cristo Redentor actual pasa el 75% de la carga terrestre del Mercosur hacia el Pacífico (unos 1.100 camiones/día cuando no se bloquea por la nieve). Descuentan que en 10 años más se duplicará -por lo menos- el intercambio entre Chile, Argentina y Brasil (que ya se ha triplicado en 15 años).

Deducen que un túnel ferrovial que supere el escaso agujerito actual -hoy pasan unos 6 o 7 millones de toneladas/año- les permitirá pasar 15 millones de toneladas en la primera etapa y 50 millones al cabo de las 4 etapas de la apuesta del Gran Túnel del Sur (está previsto luego un segundo túnel).

Y pusieron en la vidriera "la construcción de un túnel ferrovial a 2.450 metros de altura, de 52 kilómetros entre Punta de Vacas y Saladillo, trocha uniforme para todo el corredor, con una inversión estimativa para la Etapa I del orden de los 3.000 millones de dólares".

El Canal de Panamá, por tierra y en Mendoza. Nada menos (hoy la corporación del canal panameño ha cuadruplicado su inversión, ampliando el cruce Atlántico-Pacífico).

Sobre este Corredor Bioceánico se mueven enormes ciudades, centros de consumo y de producción: los polos industriales de Brasil; Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza, que en conjunto representan más del 60% de la población argentina y más del 50% del PBI. Del lado chileno, en la V región de Valparaíso y en la región Metropolitana de Santiago, se asienta casi el 60% de la población y más del 50% del PBI de Chile.

Leí que después de Chacabuco y Maipú, O'Higgins y San Martín vaticinaron: "Estos triunfos y otros 100, serán efímeros si no conquistamos los mares". Es nuestro sino desde hace 200 años. ¿Encararemos al final este puente del sur entre el Atlántico y el Pacífico? Nos lo prometemos desde 1995. El asunto es que "el futuro ya llegó. Por Gabriel Bustos Herrera - Especial para Los Andes