miércoles, 21 de marzo de 2018

Línea Roca: Ambientalistas frenan colocación de un muro en reserva natural en estación Santa Catalina

Actualidad

Ambientalistas que lucha por preservar el último pulmón verde del distrito resaltaron los avances y reconocieron que la solución hallada es "más amigable" con el entorno. Ahora estudian apertura de pasos peatonales.

La salvaron. Después de dos meses de lucha, organizaciones ambientalistas y de vecinos autoconvocados de Lomas de Zamora lograron que Trenes Argentinos Infraestructura desista de colocar un muro de hormigón a ambos lados de la vías del ferrocarril que atraviesan la Reserva Natural Santa Catalina, que la habría partido en dos y ocasionaría un “impacto negativo irreversible”, según la opinión de sus defensores.


El jueves pasado, funcionarios de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado (ADIFSE) se reunieron con representantes de Vecinos en Defensa de Santa Catalina, las asociaciones Fuenteovejuna y Pilmayqueñ, guardaparques y funcionarios del municipio, a quienes confirmaron que pondrán una reja, lo más cerca del tendido de vías, que tendrá una altura de 1,10 metros y contará con aberturas pasafaunas. Una solución “más amigable” con el entorno, reconocieron ambas partes.

De esta manera, también quedó contemplada la necesidad de Ferrocarriles Argentinos de brindar un mínimo de seguridad y prevenir accidentes ante el paso de las formaciones que conectan las estaciones de Temperley y Haedo.


Se acordó, además, la construcción de un paso peatonal a la altura de la estación ferroviaria, con portón, para permitir, especialmente, el paso de los guardaparques, y se analiza la apertura de otro cruce, quizás más cerca de la calle Garibaldi, porque uno solo no es suficiente. Para ello será necesaria la intervención de la CNRT (Comisión Nacional de Transporte), que es la encargada de regular la apertura de pasos. para ello, será necesario que los vecinos eleven un pedido formal a la comuna y que éste haga lo propio con la CNRT.

"Nos escucharon y entendieron los argumentos técnicos, ambientales, históricos y arqueológicos, para avanzar con una alternativa que minimice el impacto ambiental". Alberto De Magistris

Cabe recordar que a comienzos de este año, en un informe elevado a la Secretaría de Medio Ambiente lomense, los Guardaparques de Santa Catalina, alertaban que la construcción de un muro de hormigón contemplaba “la remoción de vegetación nativa, compactación de suelo y destrucción de la barranca”, donde habitan especies en peligro de extinción. A pesar de ello, el gobierno de Martín Insaurralde hizo poco y nada para frenar la obra que estaba a cargo de Conisa SA. Fueron los autoconvocados los que pusieron el grito en el cielo para y lograron detener el daño a la “rica biodiversidad” de esta reserva.

Avance significativo

En diálogo con Diario Popular, Alberto De Magistris, miembro de la ONG Pilmayqueñ y docente e investiador de la Facultad de Ciencias Agrarias de Lomas de Zamora, recalcó que los “significativos avances” logrados con la empresa, que terminaron por descartar la construcción de muros divisorios de concreto a lo largo de toda la reserva.


Nos escucharon y entendieron los argumentos técnicos, ambientales, históricos y arqueológicos, para avanzar con una alternativa que minimice el impacto ambiental y cumpla con las necesidades en materia de seguridad”, subrayó el docente.

La reunión que se llevó a cabo dentro de la reserva natural, se prolongó por más de dos horas, donde los ambientalistas volvieron a insistir con su propuesta de instalar “una alambrada rural baja con pasafauna”, pero fue descartada por dos motivos: 1) La CNRT no las aprueba y 2) por la facilidad con que son vandalizadas.

El pulmón de Lomas

La Reserva Natural Santa Catalina es el último pulmón verde que le queda a Lomas de Zamora. Posee una superficie de 700 hectáreas que incluye una laguna homónima de 43.000 kilómetros cuadrados.

Alberga una riquísima biodiversidad: 1.200 especies de plantas, hongos y algas; más de 400 especies animales, incluyendo aves, mamíferos, peces, reptiles, anfibios, moluscos e insectos; y una docena de edificios históricos de fines del siglo XIX rodeados de parques.DiarioPopular.com (Nota enviada por nuestro colaborador señor Jorge Zatloukal)