lunes, 14 de diciembre de 2015

En Argentina nunca cobrarían sueldo

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Hoy el diario ABC de España publica una nota titulada "Deutsche Bahn restará sueldo a su director si los trenes llegan tarde". Según el medio español "A partir de 2016, junto con el resto de los miembros de la directiva, los bonos que cobra el jefe tendrán un valor variable directamente proporcional a los índices de puntualidad". ¿Qué tal?.


Continúa expresando ABC: "en los libros escolares alemanes de los años 40, que todavía pululan por las librerías de viejo de Berlín, se incluían en las últimas páginas anexos con los recorridos y horarios de los ferrocarriles germanos. De esta forma, junto a las tablas de multiplicar y los sistemas de pesas y medidas, los niños tenían más fácil la tarea de aprender y memorizar el sistema de comunicaciones ferroviarias, presentado como un conjunto de datos exactos que debían manejar con la misma soltura que las capitales de Europa o los principales afluentes de los ríos europeos. Seguramente esto es lo que explica que los alemanes se irriten tanto cuando un tren que debía llegar a y 17 minutos lo haga a y 20, dato que en otras latitudes pasaría desapercibido".

"Deutsche Bahn, dispuesta a terminar con los retrasos, ha optado por una acción drástica y ha decidido ligar directamente la retribución de su consejero delegado Rüdiger Grube a la puntualidad de los trenes. A partir de 2016, junto con el resto de los miembros de la directiva, los bonos que cobra el jefe tendrán un valor variable directamente proporcional a los índices de puntualidad, según ha adelantado la revista «Wirtschaftswoche». La decisión será tomada en el consejo del próximo miércoles y con ella la empresa espera reconciliarse con los irritados usuarios".

"Según el último informe de puntualidad, un parámetro sometido sistemáticamente a auditoría, los 3,28 millones de trayectos efectuados en un año sufrieron retrasos en 66.7535 casos en 2014, con un retraso medio de los trenes que no llegaron puntuales de 3,1 minutos. Las asociaciones de consumidores cifran la pérdida total en 3,79 millones de minutos para los usuarios".

"Se desconoce todavía qué efecto concreto tendría este índice de retrasos sobre los ingresos de Grube, cuyo sueldo fijo es de 900.000 euros al año y que alcanzó en 2014 los 2,4 millones de euros gracias a los bonos. Los incentivos recibidos el año pasado por la directiva en su conjunto superaron los 10 millones de euros, pero a partir de 2016 la empresa tendrá que aumentar la productividad de los trenes si sus directivos no quieren ver esas cantidades sensiblemente reducidas".

"El jefe de los conductores de trenes de Deutsche Bahn, Claus Weselsky, está seguro de que a partir de ahora “se ocuparán de que mejoren las estructuras y los medios de que disponemos” y se felicita porque la empresa “recupere su identidad de marca, que tiene que ver con una red inteligente y una puntualidad garantizada”, termina diciendo en un artículo el diario ABC de España.

Si esta actitud fuera llevada hoy a cabo en la Argentina, el recientemente nombrado Presidente de la empresa Trenes Argentinos Operadora Ferroviaria, señor Marcelo Orfila, trabajaría gratis.