7 de noviembre de 2022

El gobierno nacional busca desactivar un paro del transporte

Gremiales

Sergio Massa y Alexis Guerrera se reunirán con Omar Maturano y Roberto Fernández para buscar un acuerdo que evite la parálisis de los trenes y parte de los colectivos.

La Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (UGATT) convocó a un paro de 24 horas para este martes 08 de Noviembre. La medida fue anunciada hace ya casi un mes, pero el gobierno intentará durante lo que queda del día acordar con los dirigentes para que la dejen sin efecto.

La entidad retomó su actividad cuando, en octubre de 2021, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) quedó en manos de Sergio Sasia, titular de la Unión Ferroviaria, a partir de un acuerdo de ese dirigente con el moyanismo que impuso su mayoría en el congreso de renovación de autoridades.

La decisión se hizo a expensas de dos sindicatos de peso como La Fraternidad de Omar Maturano y La Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Roberto Fernández. Los dirigentes optaron por no integrar la conducción y refundar la UGATT junto con otros sindicatos como el de estibadores portuarios y el sindicato de trabajadores de carga y descarga que pugna con el moyanismo la representación, por ejemplo, de los trabajadores de Mercado Libre. Cuentan con el apoyo de uno de los triunviros que conduce la CGT, Carlos Acuña que cuyo gremio de estacioneros podría sumarse de algún modo al paro.

La UGATT quedó inactiva hace casi una década y su refundación sirvió a ese sector para posicionarse en forma independiente a la conducción de la CGT. De hecho, ha sido el único sector que integra el Consejo Directivo de la Central que optó por no movilizar en la jornada del 17 de agosto.

A partir de su refundación, la entidad buscó ganar protagonismo sobre la base de una serie de medidas que, en su mayoría, no se terminaron realizando. En este caso, el reclamo, más allá de su justeza, se ubica lejos de la temática que los agrupa. Es que, la medida de fuerza que impulsa la UGATT pero que, en principio, solo afectaría al transporte ferroviario, exige un bono de fin de año de $50 mil para los jubilados de todo el país, por eso, dicen, el propósito es «honrar a nuestros padres y abuelos». A la vez, manifestaron su disgusto con el impuesto a las ganancias que pesa sobre los salarios del sector.

En otras ocasiones se habían manifestado con reclamos de orden vinculados con el transporte y la recuperación del ferrocarril. Así fue cuando convocaron a un paro por la reactivación del ramal del ferrocarril con destino a Bahía Blanca y denunciando la apropiación indebida y privatización de terrenos ferroviarios por parte de gobiernos y municipios. Además, denunciaron las presuntas operatorias ilegales de compañías de ómnibus de larga distancia consistentes en la compra de tickets de tren a bajo precio para garantizar el monopolio de los viajes de larga distancia con un valor de hasta ocho veces el que ofrece el ferrocarril estatal.

A pesar de las negociaciones salariales que atraviesan en sus gremios, los dirigentes de la UGATT no han hecho uso de la entidad para unificar medidas vinculadas con el salario de sus organizaciones de base.

Por la tarde los dirigentes se reunirán con Alexis Guerrera, el ministro de Transporte y Sergio Massa titular del Palacio de Hacienda que buscarán convencerlos para la suspensión del paro de transporte luego de que fracasaran en ese objetivo en otra cita que se produjo el viernes anterior y en la que, los funcionarios del gobierno se comprometieron a evaluar el reclamo con la titular de la ANSES María Fernanda Roverta.TiempoArgentino.com