lunes, 20 de julio de 2020

El Oligosociocapitalismo

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria

Me dirijo a usted con el fin de informarle que le escribo a propósito de aportar una fé de errata al excelente artículo sobre el Ferrocidio escrito por el Prof. Ariel Ibarra en nota publicada en CRÓNICA FERROVIARIA con el título: "El célebre decreto nacional que creó pueblos fantasmas en el interior argentino".

Al respecto, la política económica que impulsó tal genocidio no fué neoliberal, sino oligosociocapitalista.

Si se hubiese aplicado una política liberal, el resultado de la medida hubiere sido la desaparición de los ferrocarriles estatales, sí, pero el sistema se hubiere reconvertido a una operación por acceso abierto, tal cual una carretera, donde tendríamos muchos operadores usando la vía mantenida por el Estado.

En un sistema liberal, lo que se procura es relajar las regulaciones en pos de fomentar la iniciativa privada en un marco de libre competencia, pero con igualdad de oportunidades para todos los participantes, y sin subsidios, de modo que si alguna empresa va a la quiebra, no hay salvataje alguno y se la deja quebrar.

Por el contrario, lo que se impulsó es un esquema de operadores monopólicos, subsidiados por el Estado, en donde el operador se queda con el control total de la ruta concesionada. Este esquema de liberal no tiene nada. 


El Oligosociocapitalismo es en realidad una invención del régimen comunista cubano, que ante su situación de aislamiento, y necesitado de divisas, resolvió, como solución, asociarse con el capitalismo, y dentro de él puntualmente con grandes oligopolios hoteleros, con la finalidad de generar turismo hacia la isla.   Este sistema fue replicado luego por Rusia y por China, siendo el eslogan de este último: "Un país dos sistemas".

El Oligosociocapitalismo consiste en un sistema dominado por grupos oligopólicos asociados al Estado, y dependiendo muchas veces económicamente de este, cual vampiros. Aquí la libre competencia no tiene cabida.

Se distinguen dos variantes. La rusa, donde las empresas son privadas y asociadas al Estado, y la China, donde muchas empresas son creaciones del propio Estado como parte de un sistema ultraimperialista. Argentina viene usando la primera.

Una de las estrategias usadas por los ninjas, era el atacar de forma camuflada para que los samurai no tuvieran en claro al atacante, y por tanto no tuvieran posibilidad de contraatacar. El Oligosociocapitalismo usa la misma técnica, encubriéndose como liberalismo para que el "populum" descargue su enojo contra el liberalismo de manera que el oligosociocapitalismo quede indemne.

En conclusión, ambos son variantes del capitalismo, en donde izquierda o derecha son herramientas comodines de una misma economía.

No estoy a favor de ninguno de los dos.

Simplemente trato de poner las cosas en claro.

Aclarado esto quiero felicitar al Prof. Ibarra, y proponer que de una vez por todas rompamos juntos el silencio forzado sobre el Ferrocidio.

Por ello propongo, que en nuestro día de la Memoria, que es el 10 de Marzo, vayamos, a las 18:00hs a la estación ferroviaria más cercana, y munidos de una vela encendida en mano hagamos presencia.

Es hora de recuperar nuestros ferrocarriles, y pedir que se abran juicios por la verdad. Atte.
Héctor Maquieira
la.trochita.rn@gmail.com