lunes, 24 de agosto de 2015

Salta: El tren de pasajeros está al borde del colapso

Actualidad

El tren de pasajeros que hace tres años comenzó a realizar su recorrido entre las ciudades de General Güemes y Salta, como resultado de una lucha social iniciada por extrabajadores ferroviarios que fueron apoyados por toda una comunidad, se encuentra al borde del colapso.

Coche motor Apolo en estación Salta

La única formación que realiza dos salidas en forma diaria, está mostrando grandes dificultades que le impiden cumplir los horarios programados.
Durante la última semana, en una oportunidad se quedó a medio camino y la empresa Sofse tuvo que enviar colectivos para completar el viaje. En otras dos no pudo salir, dejando a los pasajeros en el andén, por lo que se procedió al reintegro del boleto comprado. Y el sábado se quedó directamente en los talleres y no se sabe qué pasará esta semana.

Muy por el contrario, los operadores tenían proyectado para este año incrementar el número de formaciones, la incorporación de nuevas formaciones 0 kilómetro, lo que permitiría también incrementar las frecuencias a dos por la mañana y dos por la tarde, algo que la comunidad viene exigiendo casi desde un principio.

El último anuncio de incorporación de nuevas triplas (formación de tres coches) tuvo como plazo agosto de este año. Sin embargo eso no va a ocurrir, como tampoco se cumplieron los plazos anteriores.

"Yo solo anuncio lo que me informan. Ahora podría dar otra fecha pero no quiero equivocarme. Solo voy a decir que las triplas están prontas a ser terminadas, esperemos que sea antes de fin de año", declaró el contador Marcelo Lazarte, coordinador de Asuntos Ferroviarios de la Provincia.
Por ahora, intentar viajar en el tren de pasajeros es una verdadera lotería.

Ahora, está todo mal

Gran algarabía vivió el pueblo güemense cuando el Gobierno envió tres duplas, es decir, tres formaciones con dos vagones cada una, con capacidad para 30 pasajeros sentados por coche, pero solo dos de ellas iniciaron la nueva etapa de tren de pasajeros en Güemes y la tercera fue desviada al Chaco.

Las dos formaciones restantes fueron dispuestas para realizar dos salidas diarias. Solo una trabajaba por día y la restante quedaba en mantenimiento.

Al año Chaco se quedó con otra formación. Y el constante trajín, con el doble de pasajeros por vagón terminó por deteriorar la única en servicio.ElTribuno.com