miércoles, 22 de octubre de 2014

España: Feve registra una jornada de desbarajustes por falta de trenes

Exterior

Los pasajeros sufren cancelaciones, retrasos y cambios de convoyes // La versión oficial de la compañía es que "fallos en el material" afectaron a las líneas que unen Oviedo con Trubia, Laviana y Santander

Cancelaciones, retrasos que alcanzaron, de media, los 15 minutos y cambios de trenes en mitad del trayecto. La jornada de ayer en Feve distó mucho de ser tranquila. La compañía achacó a "fallos de material" el desbarajuste en el servicio que afectó, fundamentalmente, a tres líneas: Oviedo-Trubia, Oviedo-Laviana y Oviedo-Santander. Los trabajadores, mucho más rotundos, denunciaron la escasez de trenes disponibles debido a la acuciante falta de recursos, de profesionales en los talleres e incluso de los recambios necesarios para realizar las reparaciones. También hay unidades paradas en los talleres porque ni siquiera han pasado el calendario de revisiones que se ha impuesto desde la integración con Renfe. Estos problemas se unen a la nula inversión en el mantenimiento de las vías, lo que provoca que las rutas estén jalonadas de limitaciones de velocidad, para extremar la seguridad.

Pantalla de la estación de Feve de Pola de Siero, antes de colocar el cartel de avería

El comité de empresa, a preguntas de ASTURIAS24, ha denunciado el "alarmante deterioro del servicio" y que la integración no ha supuesto ninguna mejora. Más bien, al contrario. Su presidente, Luis Blanco, cree que proliferan las cancelaciones y los retrasos.

Sólo un ejemplo

Solo un ejemplo de lo sucedido ayer. Servicio semidirecto de Pola de Siero a Oviedo, a las nueve y veintisiete de la mañana. El tren procedente de Infiesto llegó con apenas dos minutos de retraso. Pero una vez en El Berrón, un trabajador de Feve entró en los vagones y alertó a los pasajeros de que debían bajarse y esperar por otro que estaba llegando desde Oviedo. En realidad, los pasajeros de ambos convoyes se intercambiaron entre sí. El procedente de Oviedo regresó a la capital y el otro volvió sobre sus pasos hacia Santander. Al final, entre cambios y esperas, un viaje que dura, en teoría, 21 minutos acumuló 15 minutos de demora. La versión de algunos trabajadores, a preguntas de los afectados que se arremolinaban en el andén, fue que el tren del que se acababan de bajar era la única unidad diésel disponible en ese momento --el resto eran modelos eléctricos-- y tenía que dar la vuelta desde El Berrón para cubrir el servicio con Santander, ya que la electrificación de la línea solo llega a Infiesto.

La compañía, sin entrar en muchos detalles, admitió ayer la existencia de supresiones, retrasos y trasbordos debido a "fallos de material". Explicó que las incidencias trataron de resolverse "con la menor molestia posible para los pasajeros" y lamentó los problemas generados a los usuarios. Aseguró que las cancelaciones se resolvieron, mayoritariamente, con un servicio posterior, ya que en la zona centro los horarios incluyen bastantes frecuencias. No obstante, a las diez de la noche continuaban los retrasos en los servicios con salida desde Oviedo.

Cambios en los horarios

Aunque la situación de ayer fue excepcionalmente complicada, lo cierto es que las deficiencias en el servicio de Feve no son algo nuevo y crecen con el paso de los meses. Uno de los aspectos más conflictivos es el incumplimiento sistemático en el horario de algunos servicios, provocado, según la versión de la compañía, por las limitaciones de velocidad. Al menos, esa es la explicación que ofrece telefónicamente a los usuarios que presentan reclamaciones por escrito en las estaciones. En esas llamadas precisa que se está trabajando para adaptar los horarios a la realida. Esto supone que, a falta de inversiones, la única alternativa es reconocer que los viajes duran más. Feve lamenta las deficiencias y los perjuicios que pueden estar sufriendo los pasajeros pero no hay otras soluciones previstas a corto plazo.

Un ejemplo de limitación de velocidad es la que existe en Llanes, en la zona en la que descarriló un mercancías en mayo. El accidente causó daños en las vías, que no han sido reparadas desde entonces, así que los convoyes tienen que aminorar la marcha. En Arriondas, los usuarios denuncian retrasos constantes que llegan a la media hora.

Los trabajadores

Los trabajadores de Feve conocen de primera mano las quejas de los usuarios y admiten que se están produciendo deficiencias constantes que restan confianza a los pasajeros. El presidente del comité de empresa, Luis Blanco, denuncia que la dirección de la compañía ya no les ofrece ni siquiera los datos de usuarios, pero están convencidos de que en los últimos meses "han caído en picado". Blanco señala que la integración de Feve en Renfe no sólo no ha supuesto ninguna mejora sino que "ha supuesto un deterioro del servicio alarmante".Asturias24.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.