jueves, 18 de abril de 2013

DEBIDO A LA CRISIS, LA COOTTAJ EN EL AÑO 2014 REPARARÁ VAGONES DE CARGA

ACTUALIDAD

Redacción CRÓNICA FERROVIARIA

Tenemos conocimiento que la Cooperativa de Trabajo de los Talleres Ferroviarios de Junín se encuentra atravesando problemas, debido a la falta de órdenes de trabajo, siendo un taller que está capacitado para reacondicionar y reparar coches de pasajeros chatarra para reconvertirlos casi a nuevo. De esto ya hemos informado bastante en Crónica Ferroviaria, por haber visitado años atrás las instalaciones y observar de primera mano el trabajo artesanal que realizan los técnicos ferroviarios que en ella trabajan.

Nos enteramos a través de una nota publicada en el diario La Verdad de la ciudad de Junín de los problemas que están pasando la gente de la COOTTAJ. Tal es así que su presidente, el señor Pedro Rodríguez, expresó al medio que: “el peor momento de la Cooperativa ya pasó. Desde fines de año pasado venimos complicados con el tema pagos y trabajos, así que en los primeros meses tuvimos una reunión en el Ministerio del Interior, el interventor de la CNRT y el subsecretario de Transporte ferroviario”.


Debido a la situación que veníamos atravesando, recibimos perspectivas a futuro. No obstante, la coyuntura fue bastante complicada. Hoy recibimos una ayuda económica del INAES, algo que estábamos esperando desde hace bastante tiempo”, agregó

Referente a las órdenes de trabajo, precisó “tenemos la reparación de tres coches para una empresa privada, que trabaja en nombre del Estado, que nos ponen muchas cláusulas como seguros, a lo que no estábamos acostumbrados”.

De reparar coches de pasajeros ahora lo harán con los vagones de carga

Con tristeza Rodríguez, expresó: “en mi interior, pensé muchas veces en dejar de trabajar, porque no se puede renegar tanto cuando la única finalidad que tuvimos siempre fue trabajar”. 


Continuando diciendo: “El trabajo está bastante avanzado y se avecina un fin de año bastante interesante, con la perspectiva de que el año próximo la Cooperativa se reconvierta. No hará más reparaciones de coches de pasajeros, sino que se dedicará a los vagones de carga, tal como fue la propuesta realizada por el ministro Randazzo”

Nosotros no tenemos ningún tipo de experiencia, pero no hay alternativa. El ministro nos advirtió que el Estado no se hará cargo de reparar ningún coche más que sea viejo, así que debemos reconvertirnos para hacer cosas que nunca hicimos”.


“Creo que la actividad debe ser más rentable porque es mucho menos el trabajo”, aventuró.

Además, recordó que “el ministro nos prometió la capacitación para la reparación de los coches cine, que en dos años más se pondrán en marcha”.

La Provincia de Buenos Aires no fue la salvación

El presidente de la COOTTAJ también le dijo al diario La Verdad que “el año pasado empezamos bárbaro, porque la Provincia de Buenos Aires era una salvación, pero empezamos con problemas financieros como consecuencia de los inconvenientes que tiene la administración”.

“Todavía tenemos en Junín el sexto coche, prácticamente terminado, y estamos aguardando insumos que la Provincia debe proveer”, señaló.

Además, Rodríguez subrayó a La Verdad que “esto se suma a las deudas de las distintas empresas que nos cuesta un trabajo enorme cobrar. Estamos a pocos meses de cumplir 20 años de trabajo en los Talleres de Junín, y los problemas son siempre los mismos: falta de trabajo o falta de pagos en tiempo y forma”.

Es una lástima que la Cooperativa de Trabajo Talleres Junín (COOTTAJ) se encuentre en una situación crítica, cuando hoy, debido al cambio que se está gestando en la órbita del Estado Nacional sobre los ferrocarriles, debería de estar trabajando a pleno en la recuperación del material rodante tanto de la UGOFE, UGOMS como de empresas provinciales de pasajeros operadas por la SOFSE.

Se debería de repartir mejor las órdenes de trabajo provenientes del Ministerio del Interior y Transporte para todos los talleres ferroviarios del país y no sólo para unos pocos, cuando la COOTTAJ también se encuentra en las mismas condiciones que otros que hoy ven saturado sus instalaciones de material rodante para reparar.

¿Por qué será que para algunos pocos todo, y para otros nada?