jueves, 14 de diciembre de 2017

Hay que ser muy ruin para no respetar la historia ferroviaria

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

El día 06 de Diciembre pasado Crónica Ferroviaria publicaba una nota con el título "Cerró sus puertas la legendaria A.FE.PRO.R.A." (http://wwwcronicaferroviaria.blogspot.com.ar/2017/12/cerro-sus-puertas-la-legendaria-afeprora.html) donde, entre otras cosas, informábamos que ese mismo día la Asociación Ferrocarriles Prototipos de la República Argentina, creada un 16 de Octubre de 1976, cirraba sus puertas, no continuando con las actividades ferrófilas que en ella se desarrollaban.

También decíamos, según su presidente Jorge Rubén Cerigliano, "debido a los incesantes actos de vandalismo perpetuados durante los últimos meses, hicieron que se tomara la decisión citada".



"Ya era imposible continuar con las actividades, dado el grado de inseguridad que reina en el lugar (pegado a la Villa 31), donde la empresa ferroviaria no tiene destacado personal para custodiar los vehículos de la institución", expresaba Cerigliano.


Crédito de las fotografías a quién corresponda

"Con respecto a este último ítem, se aconseja tomar urgente recados dado que el material bibliográfico podría ser saqueado en cuestión de "horas", terminaba expresando en un comunicado el presidente de A.FE.PRO.R.A.

Lamentablemente, tenemos que informar que en la noche del día de ayer se cometió una salvajada con parte del material ferroviario que era de A.FE.PRO.R.A., ya que fue incendiado intencionalmente una reliquia histórica que era de dicha asociación. 

El señor Cerigliano en su comunicado "aconsejaba que se debería tomar urgentes recados de todo el material ya que podría ser saqueado en "horas", y no se equivocó. Muy pocos días duró ese material preciado e histórico en las condiciones que él lo dejó, ya que manos "anónimas" cometieron el delito de incendiar un coche en el día de ayer a la noche.

¿Hay culpables?, creemos que sí. Primero, el o los que cometieron el delito. Segundo, los encargados de custodiar ese material y no lo hicieron por omisión y/o por no importarles un carajo la historia ferroviaria de nuestro país.

Si hoy hay material histórico ferroviario que se conserve en condiciones, todo es gracias a los esfuerzos que realizan aquellos ferroaficionados que se encuentran agrupados en Ferroclubes, porque si esperamos de las autoridades nacionales, pasadas y presentes, hoy no abría absolutamente ningún material que mostrar. Lamentable, pero es así, porque el medio de transporte ferroviario no les importa y mucho menos su historia.