jueves, 7 de enero de 2016

Fuimos testigos de un punto de inflexión en la justicia Argentina contra la corrupción

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria

El martes 29 de Diciembre del 2015, varios integrantes de Usuarios Organizados del Sarmiento estuvimos presentes en la lectura de las condenas dictadas en el juicio de la Tragedia de Once.

Fuimos testigos de un punto de inflexión en la justicia Argentina contra la corrupción.

Ha quedado expuesto que la culpabilidad de la tragedia estuvo estrechamente ligada a funcionarios y empresarios corruptos, con ambiciones desmedidas, interesados solo en ganancias personales, menospreciando la vida de quienes utilizan el tren como medio de transporte. Todo esto fue posible gracias también a la complicidad de los gobiernos de turno desde el 95 a esta parte que no solo han hecho la vista gorda frente al accionar de TBA sino que también lo han alentado.


También quedo demostrado que la perseverancia de quienes fueron los afectados en forma directa (las víctimas y los familiares de las victimas) logró que no se tape ni oculte la verdad de tantos negociados.

Se ha logrado quebrar el “en este país no se puede pelear contra la corrupción” y “los que están en el poder hacen lo que quieren y terminan impunes” y, sobre todo, del avasallamiento de los derechos de quienes utilizan el tren como medio de transporte.

En cuanto a las sentencias, creemos que fue lo mínimo, y que menos seria denotar impunidad.

No estamos contentos con las condenas dadas, ni que los implicados de la CNRT (Antonio Sícaro y Pedro Ochoa Romero) hayan sido absueltos.
Nuestra opinión es que las penas debieron ser, para los mayores implicados, en una cantidad de 2 cifras, y que quienes estaban en la CNRT también debieron tener penas ya que estos eran los responsables de controlar el estado del servicio y así pudieron haber evitado la tragedia. Sin embargo hicieron la vista gorda ante el las maniobras espurias de TBA eligiendo ser cómplices de las mismas.

Asimismo, las condenas debieron ser de prisión efectiva al momento de leer las sentencias y no permitirles disfrutar de sus vacaciones veraniegas.
Es irrisorio el “combo” de oferta que le hicieron al ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime, quien fue el gran responsable del estado de abandono de los trenes, por falta de controles  y con coimas que ya ni se preocupaba en ocultar. Lo positivo es que junto con Juan Pablo Schiavi recibieron la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos lo que implica que nunca mas volveremos a ver a estos sujetos nefastos ocupando cargos en la función pública

Estamos contentos porque no salieron impunes,  pero no por las penas dadas.

Creemos que la lucha constante de quienes hicieron que se llegue a juicio, contra todo tipo de presiones, hizo que la Tragedia de Once no se disolviera en el olvido, tratando de ser tapada por cuestiones políticas desde diferentes ámbitos.

Creemos que, tal como la Tragedia de Once (22/02/2012) fue un punto de inflexión en la política ferroviaria argentina, este juicio fue un quiebre a la corrupción de funcionarios y empresarios.

Nuestro apoyo a quienes sufrieron las pérdidas de vidas cercanas, que nada ni nadie se las devolverá, pero que con el dictado de condenas a los responsables, han logrado poder respirar un aire de esperanza sobre una Argentina que estaba tan herida de corrupción e impunidad.

Hemos tratado de estar presente siempre que pudimos, apoyándolos y acompañandolos, en este pedido de JUSTICIA, ante el dolor de las vidas que no están, las cuales volvieron a demostrar que LA CORRUPCIÓN MATA.

No es casual que la tragedia haya sucedido en el SARMIENTO, por el caudal de gente que transporta, y porque es una de las líneas de trenes que menos se tuvo en cuenta a la hora de mantener e invertir.

Este es uno de los motivos de U.O.S., el de aconsejar, sugerir y denunciar si no somos escuchados, y para que todas las tragedias que sufrimos, no vuelvan a pasar. Quienes viajamos en esta línea de trenes, hemos pasado muchas cosas, las cuales no nos creen quienes no las han vivido. Por esto es que debemos seguir juntos con este pedido para que el Sarmiento sea un Transporte Público Seguro y Digno. Atte.
Usuarios Organizados Del Sarmiento