lunes, 21 de mayo de 2018

Se terminó de consumar la mutilación de la Línea Urquiza

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

CRÓNICA FERROVIARIA con nota titulada "Dolor, aflicción, tristeza, desconsuelo, angustia. Mutilaron a la Línea Urquiza" de fecha 17 de Mayo pasado, informábamos que se estaba realizando las obras para el levantamiento del cruce ferroviario entre las Líneas Urquiza y San Martín.


Durante este fin de semana pasada, la misma empresa Trenes Argentinos Operaciones informaba "que desde las 23,00 horas del sábado 19 hasta las 09,00 horas del domingo 20 de Mayo, el servicio de la Línea San Martín se vió interrumpido en su totalidad por el reemplazo del cruce Hurlingham. La suspensión fue por razones de seguridad ya que mientras se realizan las obras no pueden circular trenes por la zona".


Lamentablemente, se terminó de consumar una de las aberraciones más grandes a nivel ferroviario de las últimos años, ya que como lo informáramos en parte de nuestra nota arriba citada, nunca creímos tener que vivir esta angustia de ver como alegremente se troncha la esperanza de miles y miles de personas que todavía tenían la fe de que algún día se podía ver transitar otra vez por las vías del Urquiza al viejo y querido Gran Capitán, entre otros.


También expresábamos que "si bien, como todos sabemos, que dicha línea ferroviaria ya había sido abandonada por la anterior administración, donde desde Rubén Darío hasta Pilar se dejó a la mano de Dios a la infraestructura de vía de ese tramo del ramal troncal, hasta incluso se llegó a sacar las vías en el cruce con el San Martín en Pilar, pero fue rápidamente repuesta y mejorado dicho cruce, nunca pensamos que este gobierno del "cambio" iba a hacer semejante atrocidad de mutilar un ferrocarril".

Pues bien, este gobierno macrista lo hizo y lamentablemente sin nunguna resistencia por parte de los gremios y trabajadores ferroviarios que dejaron hacer alegremente lo que mañana puede suceder con otras líneas ferroviarias.

Vemos inacción, dejadez y falta de interés en los gremios que parecería ser vienen durmiendo una larga siesta estilo década del 90. Triste.