martes, 23 de enero de 2018

La Fábrica Militar de Río Tercero reparó y entregó 20 vagones del Belgrano Cargas y Logística

Actualidad

La Fábrica Militar de Río Tercero cumplió con la entrega de los primeros 20 vagones reparados a la empresa Belgrano Cargas y Logística. La operación se registró en el medio del debate por el futuro de las plantas, donde se registraron 354 despidos desde diciembre y la unidad de Azul dejó de producir.

ATE Río Tercera emitió un comunicado en el que subraya: "Fue el protagonismo de los trabajadores, el sentido de pertenencia, la capacidad de la mano de obra calificada y la lucha constante por defender las fuentes de trabajo lo que lo posibilitó recuperar la capacidad productiva y así demostrar que la empresa es viable, y que está al servicio del pueblo y la comunidad".

La fábrica de Río Tercero tiene 480 empleados distribuidos entre la planta química y la metalmecánica. En esta última ya no se producen tanques militares ni radares, sino que está enfocada a la reparación de vagones.


Para el gremio el cumplir con la entrega de las unidades reparadas es "un revés para los funcionarios del Gobierno Nacional". En el documento señalan que desde la intervención de Fabricaciones Militares con Héctor Lostri (el primero de la gestión de Cambiemos) hasta la actual, de Luis Riva, "quisieron dar muestras de que la caída de la facturación de la fábrica era el principal motivo para poner en marcha una política estratégica de vaciamiento y así avanzar con los despidos y la privatización de la empresa estatal, madre de las industria nacional".

En Río Tercero hubo 30 contratos sin renovar y los empleados mantienen el estado de asamblea. Riva, en diálogo con este diario, dijo que en 2017 Fabricaciones recibió $ 2400 millones de aportes del Tesoro sobre $ 900 millones de ventas; este año serán $ 1600 millones; en 2019, $ 1000 millones, y en 2020, $ 500 millones. El equilibrio llegaría en 2021. A su entender, la reparación de vagones es una de las áreas "con más futuro".

"La entrega de la producción terminada, cumpliendo con los tiempos tal cual lo establecía el pliego licitatorio y con un excelente nivel de calidad de las reparaciones integrales como las requería el cliente (sistemas de frenos neumáticos nuevos, reparación de chasis, cajas y bogies) marcó una diferencia sustancial con aquellas empresas de capital privado que también participaron del trabajo de reparación", insistieron desde ATE.

Plantearon que las cabinas de granallado y pintura ya están preparadas para continuar con el trabajo de los próximos 20 vagones de renovación automática que establece el contrato. "Reestructurar no es privatizar y modernizar no es despedir", sostuvieron y reclamaron la reincorporación de los despedidos.LaNación.com