martes, 18 de octubre de 2011

LA BRASILEÑA A.L.L. QUIERE SUMAR SOCIOS ARGENTINOS


La empresa brasileña que explota las redes de cargas de las ex líneas San Martín y Urquiza– salió a buscar un “socio estratégico local” con el fin de mejorar la relación con el Gobierno (debe resolver reclamos pendientes y tiene demorada la renegociación del contrato) y desarrollar inversiones que le permitan posicionarse como uno de los principales transportistas.

Estación HAEDO, cruzando las vías de la Línea Sarmiento

A 12 años de su desembarco en el país, la compañía que opera ALL Central (que une Buenos Aires, Santa Fe, San Luis, Córdoba y la región de Cuyo) y ALL Mesopotámico (enlaza Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes y Misiones y conecta con Paraguay Uruguay y Brasil) inició una ronda de consultas para ver qué empresas locales podrían sumarse como socias. De los sondeos que realizó la empresa y la consultora Strat ya surgió una primera lista de interesados, que reúne a los principales operadores de cargas y de pasajeros.

Entre los alistados para ofertar por ALL se encuentran Roggio (operador de Metrovías), Emepa (concesionario de Ferrovías), Plaza-Cirigliano (operador de TBA), Techint (controla Ferroexpreso), Corporación América (del hollding de Eduardo Eurnekian) y el grupo misionero Zbikoski, que explota ómnibus locales e interurbanos.

Si bien no hay plazos establecidos, la intención de ALL sería pedirles que presenten sus ofertas antes de fin de año para cerrar un eventual acuerdo en los primeros meses de 2012. La idea que barajan en ALL es no fijar pauta alguna y dejar que los oferentes arrimen distintas propuestas para evaluar la más conveniente.

El principal dueño de ALL es el fondo brasileño GP Investimentos que también es accionista del grupo cervecero AmBev (Brahma, Antártica y Quilmes). En total, opera 15.000 km. de vías entre Argentina y Brasil. Con un parque que supera las 100 locomotoras y los 7.300 vagones, los trenes locales de ALL movilizaron en 2010 unas 5 millones de toneladas, el 21% de las cargas ferroviarias del país. (Fuente: iEco)