jueves, 31 de marzo de 2011

VENEZUELA: PLAN FERROVIARIO NACIONAL


Por: Ricardo “El Gato” Sanoja

Venezuela vive un aliento de cambio, de transformación y bienestar, que en parte es el producto de un importante ingreso de divisas provenientes de las exportaciones del petróleo, cuyo precio se ha mantenido en niveles que podrían considerarse óptimos para los avances de esta magna obra de envergadura. Pero también es producto de decisiones políticas que ponen el acento en temas y propuestas de desarrollo que habían sido largamente aplazados y subestimados, ese es el caso de los desarrollos ferroviarios que se emprenden actualmente y que representan un pasivo de la historia política contemporánea.


La historia nos demuestra que los ferrocarriles en muchas latitudes y desde sus primeros modelos se han convertido en palancas inmejorables para el desarrollo económico, e incluso para la estabilidad política de las naciones que han decidido impulsarlos con tesón y compromiso. El mejoramiento de los circuitos comerciales y geoeconómicos, la ocupación racional del territorio, el aprovechamiento de todos los recursos naturales y geográficos de una nación, el acercamiento de la ciudad y el campo, el aprovechamiento del tiempo, la constitución de nuevas ciudades satélites enmarcadas en el cuidado del ambiente, aguas residuales tratadas y devueltas al ambiente en forma de agua para riego, bien sea para la agricultura familiar, cultivos organopónicos e hidropónicos, también para espacios públicos, áreas verdes, parques, avenidas, es decir, ciudades ecológicas donde el equilibrio concreto-ambiente o concreto-áreas verdes, sean uno a uno y que a su vez posean dispositivos residenciales para el reciclaje de basura, equilibrar la desigualdad de la distribución de la población y la desconcentración de las que se encuentran saturadas de gentes y problemas, estos son sólo algunos de los efectos que rápidamente se hacen notar cuando se inauguran sistemas ferroviarios.

Ya en Venezuela se ha puesto en marcha desde hace varios años y como una obran magna de esta Revolución el “Plan Ferroviario Nacional”, que no es más que la concreción del mandato constitucional que contempla el sistema ferroviario nacional como prioridad. El plan prevé la construcción de 13.000 kms de vía férrea en un periodo de 20 años. Los proyectos de los que hemos hablado unirían circuitos de ciudades y zonas rurales del país que potenciaran la actividad agrícola, pecuaria e industrial, como la Misión AgroVenezuela y el Plan Manos a la Siembra en las escuelas circundantes y circunvecinas.

La particularidad de este plan no se trata como en Italia, de unir ciudades ya densamente pobladas, sino de enlazar zonas de gran potencial económico como el norte costero densamente poblado con los otros ejes o polos de desarrollo como son Los Llanos, el eje Apure-Orinoco al Sur de Venezuela enmarcado en el Plan Nacional Simón Bolívar, como la descentralización desconcentrada, aquí esta la oportunidad para el desarrollo de Venezuela.

Tenemos asesoría técnica italiana por la empresa Astaldi C.A y por nuestros hermanos de la República Popular China; Venezuela hoy mas que nunca tiene un papel importante a nivel internacional, está ampliando sus horizontes, desde aquí pueden desarrollarse proyectos hacia toda América Latina, Centroamérica y El Caribe, con esos proyectos se pueden abrir fronteras. La integración permitiría potenciar las capacidades del país, se están haciendo planes de rehabilitación de ferrocarriles en Uruguay, si Venezuela produjese los rieles serían exportables. Gracias al conocimiento que se está generando en los proyectos en Venezuela, ya ingenieros nuestros están colaborando en proyectos que se gestan al Sur del continente hacia la integración latinoamericana.

Salutaciones: Mis más grandes palabras de aprecio, afecto y respeto a dos amigos camaradas, de gran consideración y consecuentes seguidores de esta columna, vayan para ellos mis saludos, al cantautor bohemio, el pintoresco Aris Ortiz y el amigo luchador social y trabajador de la Upel Maracay, Tonny Carballo, en la vía estamos…(Fuente: El Aragueño)