martes, 18 de noviembre de 2014

Afirmaciones voluntaristas de los funcionarios, siempre bien alejadas de la realidad técnica

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria:

En el mes de Setiembre de 2013 se anunció en Mar del Plata, con la presencia del señor Intendente Municipal de la Ciudad y un grupo de altos funcionarios nacionales, el inicio de las obras de mejoramiento de 312 km. de vías del ramal de Buenos Aires a Mar del Plata, así como la incorporación de nuevo material rodante procedente de China. En ese acto el presidente de la ADIF.SE, señor Ariel Franetovich, explicó los detalles de las obras a efectuar:

Puente ferroviario sobre el Río Salado del ramal Plaza C - Mar del Plata

* Ejecución de 20 Km de vía nueva en el tramo de desvío de la Ciudad de Chascomús evitando que el ferrocarril atraviese el centro urbano de la ciudad.
* Seis etapas de renovación de vías entre las estaciones Chascomús-Maipu y Vivoratá Mar del Plata (200 Km).
* Tres etapas de mejoramiento de vías entre las estaciones Maipu y Vivoratá (92 km).
* La construcción de una vía doble entre Mar del Plata y Camet.
* La construcción de un nuevo puente sobre el Río Salado ubicado entre las localidades de Lezama y Castelli.
* La Puesta en valor de la estación Ferroautomotora de Chascomús.

En ese mismo acto, el señor Franetovich aseguró que cuando se hubieran cumplido el 60 % de las obras programadas se podría cumplir un servicio entre Plaza C. y Mar del Plata en aproximadamente 4 horas 20 minutos. Esta afirmación es otra más de las frecuentes expresiones voluntaristas de nuestros funcionarios, siempre bien alejadas de la realidad técnica.

Considerando la lentitud  para llegar de Plaza C. a la estación Glew, las precauciones que deberán tomarse en el resto donde se está trabajando, la precaución  del cruce del puente sobre el Salado a 40 km/h, y la marcha lenta entre estaciones Camet y Mar del Plata,  hablar de 4 horas 20 minutos suena simplemente como una pretensión técnicamente inalcanzable.

Es cierto que las obras de renovación de vías se están realizando, se ve esto claramente desde la Ruta Nacional Nro. 2, pero parece imposible que se logre un avance suficiente hacia el inicio de la temporada de verano.

La obras del nuevo puente sobre el Río Salado ni siquiera han comenzado. No hay aún un obrador en la zona, lo que hace pensar que ni siquiera deben haberse licitado todavía. La no ejecución de esta obra fundamental es a mi juicio particularmente grave. La sola observancia visual del viejo puente de hierro da realmente miedo. Los durmientes se ven todos podridos.  La precaución de cruce a 40 km/h. indica a las claras cuál es el estado actual del puente.

La gran pregunta que uno se hace es: ¿Se ha evaluado el efecto sobre la vieja estructura del mayor peso de las locomotoras chinas respecto de las tradicionales GT22CW?. Estas últimas pesan 107 Ton. y las chinas modelo CKD8 pesan 120 tons. Esto es un 12.5 % más pesadas. Son serias las dudas que a uno le asaltan viendo alrededor el permanente grado de improvisación de todo lo que se relaciona con los ferrocarriles. Sería bueno conocer que estudios técnicos se han efectuado para posponer la construcción del nuevo puente.

Tampoco se habló, en el anuncio de las obras, de cuál sería el sistema de señalización. ¿Se seguirá utilizando el viejo, muy seguro por cierto, pero obsoleto sistema de vía libre que sigue utilizando Ferrobaires?. Si esto es así, las formaciones  deberán aminorar la marcha en todas las estaciones para recoger el “aro” de mano de los auxiliares. Esto comprometería aún más la posibilidad de acortar los tiempos de viaje a los niveles que las autoridades pretenden.

Ahora el Ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, anuncia sin mayores precisiones que el 21 de Noviembre comienzan las pruebas para que este verano corran los nuevos trenes Chinos 0 km., y como de costumbre se ve venir que otra vez asistiremos a inauguraciones de nuevos servicios con obras a medio terminar, o ni siquiera empezadas, como el caso del puente sobre el Rio Salado. Atte.
Luis Barletta