jueves, 29 de diciembre de 2011

RÍO NEGRO: "EL TREN BRASILEÑO DE LOS MIL MILLONES"

En el ocaso de su gobierno, Saiz intentó entregar más de 300.000 hectáreas de nuestras tierras a los chinos y no definió política alguna para el tema del tren brasileño de los mil millones. Su gobierno demostró ignorancia y despreocupación en el funcionamiento y administración del "Tren Patagónico", comenzando por no poner a un verdadero ferroviario a su frente: el actual administrador se dedica a conducir la intendencia de Valcheta, y el tren cada vez peor.

He cursado un fax al Dr. Soria, vía de tomar urgentemente cartas en el asunto ferroviario rionegrino, proponiéndole que sería oportuno designar como presidente del mismo al ingeniero ferroviario Ángel Pexxot, quien hasta el cierre de la línea Viedma-San Carlos de Bariloche-Jacobacci-Esquel se desempeñó como jefe de vías y obras con asiento en San Antonio Oeste, donde vive con su familia aún en casa del ferrocarril. He mantenido conversaciones con el ingeniero Pezzot en lo relativo al plan brasileño y ambos coincidimos en que Río Negro no habría presentado –como lo hizo Neuquén– proyecto alguno sobre los intereses de la empresa brasileña Vale, que trata de construir aproximadamente 350 kilómetros de vía: 180 km por territorio neuquino y 150 km por Río Negro aproximadamente.

En oportuna edición del "Río Negro" se hizo mención de que por dicho trazado circularán trenes de 1.200 metros de largo, desde Chichinales hasta la mina de potasio sobre la costa del río Colorado en la provincia del Neuquén. Para ello, construirán una nueva línea desde el punto mencionado hasta la estación de carga del mineral de potasio frente a la provincia de Mendoza. Luego la empresa brasileña, que al parecer tendría luz verde desde Nación, pretende utilizar el trazado ferroviario Chichinales-puerto Bahía Blanca.

El suscripto –como ex ferroviario– coincide con el ing. Pezzot en que (para los cruces) en la mayoría del trazado Chichinales-Bahía Blanca, entre otras cosas, habrá que habilitar y ampliar las playas de maniobra de gran parte de las estaciones. No obstante ello, habría que hacer un profundo estudio sobre el estado de vías y especialmente de los puentes en ese trayecto, que deberá soportar el tremendo peso del tren mineralero y que si se reactiva la línea Bahía Blanca-Zapala y/o eventualmente Bahía Blanca-Chile, con el agregado de que se pretende también habilitar nuevamente el servicio de pasajeros, a corto plazo sería un problema en ese trayecto.

En el "Río Negro" se comentó que la empresa brasileña ya tendría luz verde de Nación y que para ello tendría que construir un nuevo puerto en Bahía Blanca. Esto es para los funcionarios rionegrinos: ¿están enterados de que aquí existe el puerto del Este, que permanece más de medio año inactivo? La distancia entre Chichinales y Bahía Blanca y desde Chichinales a este puerto es más o menos la misma. Desde que se proyectó este puerto en los planos figura la traza ferroviaria, que no se ha hecho.

Ahora, si Nación y la provincia pensaran con vocación de servicio y en defensa de nuestros intereses, Río Negro podría negarle el paso por su territorio a dicho mineralero, salvo que construyan los brasileños –alguna vez para nuestro beneficio– el trayecto Chichinales-Puerto del Este y por otra parte Nación evitaría el uso de la antigua traza Chichinales-Bahía Blanca. De esta manera quedaría la posibilidad de que la provincia interconectara dicha traza con la línea Viedma-Bariloche y se podría plasmar parte de la idea del Bioceánico.

Por bien de nuestro territorio y el puerto, la provincia debiera reclamar el uso sin cargo de dicho ramal –puerto del este Chichinales– para el Bioceánico o cualquier otra actividad, con la salvedad de que no se interrumpiría el servicio de los trenes mineraleros. Habría mucho más sobre el tema.
Juan Carlos Malgesini
Cartas de Lectores Diario Río Negro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.