martes, 22 de julio de 2014

Pasan los días, los meses y los años y seguimos sin trenes de pasajeros a Corrientes

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria

Soy un lector de su medio informativo del sector ferroviario desde hace algunos años, no sólo porque me gustan los trenes sino porque mi padre fue un laburante orgulloso de ese medio de transporte.

Muchas veces quise escribirle al leer notas que ustedes publican sobre la falta del servicio de pasajeros (caso El Gran Capitán), y por uno u otro motivo no lo hice y ahora sí lo hago, ya que fue un tren que me acercaba en las vacaciones anuales o de invierno a mis familiares y que desde que fue suprimido por el gobierno nacional ya no pude hacerlo más, debido a los altos costos que nos cobran los ómnibus que hace imposible poder viajar con mi señora y mis tres hijos.



Ahora estamos en vacaciones de invierno y mis hijos me preguntan, desde la última vez que pudieron ver a sus abuelos allá por el 2011, por qué no pueden hacerlo, y yo con mucha bronca tengo que decirles que no podemos porque lo que gano no me alcanza para poder realizar el gasto que me insume comprar 5 pasajes ida y vuelta hasta Santo Tomé (Corrientes) en ómnibus, más los días que insume estar allí. Antes lo podíamos hacer en El Gran Capitán porque los valores eran más que módicos y con la diferencia podía tranquilamente pasarme 15 días visitando a mis viejos y mis hijos a sus abuelos.

Lamentablemente, a los pobres cada día se nos van cerrando las oportunidades de poder viajar desde y hacia el interior. Leo en su medio que se modernizan los trenes en Buenos Aires. Personalmente todos los días uso para ir a trabajar la Línea San Martín (vivo en San Miguel) donde viajamos con algunos problemas (los servicios se cumplen a veces con sensibles atrasos) pero lo hacemos en unidades nuevas y confortables abonando un boleto por demás accesible, pero pienso en mi gente allá en Corrientes que hoy se encuentran prácticamente aislados, porque es imposible que lo hagan debido a los precios que cobran las empresas automotoras.

Le pido por su intermedio al señor Randazzo, que lo veo muy activo en lo que se refiere a los ferrocarriles, que no se olvide de la gente que vive en el interior del país (que también es argentina) que es rehén de un  medio de transporte que hace lo que quiere con los valores que cobra por sus pasajes, porque sabe muy bien que no tienen contra. Cuando quieren un aumento en los boletos si no se lo dan, hacen paro y listo, total trenes prácticamente no hay al interior y los aviones las plazas son limitadas, y como sabemos, no hay servicios hacia todas las localidades.

Sé que mi voz, que hoy reclama por medio de Crónica Ferroviaria, es un granito de arena en una inmensa playa, pero les pido (más bien les ruego) a todos los lectores de su medio periodístico que de alguna u otra forma que otrora usamos El Gran Capitán para movilizarnos por la Mesopotamia, comencemos a llenar los espacios informativos solicitando la vuelta del tren de pasajeros, no sólo por el Ferrocarril Urquiza, sino por todas las provincias que alguna vez supieron ser servidas por el ferrocarril.

Por eso señor Director, hoy se va otro año de vacaciones más sin poder ver a mis padres y a mis hijos a sus abuelos por falta del tren.

Muchas gracias señor Director por leer mi nota. Saluda atte.
Oscar Roberto Ortíz Prieto
San Miguel - Provincia de Buenos Aires