lunes, 22 de enero de 2018

España: El tranvía: éxito social, boicot político

Exterior

Ayuda a democratizar los tiempos de viaje y genera cohesión social y territorial frente el modelo expansivo de coches y aparcamientos

La reimplantación del tranvía en Barcelona ha sido un éxito social. Lo demuestran los números y las valoraciones de los usuarios: es el transporte público mejor valorado de la encuesta de movilidad en día laborable, ¡por encima del metro y del coche! También es el modo más cómodo y accesible para las personas con movilidad reducida. Las dos redes inconexas, el Trambaix y el Trambesòs, transportan diariamente a más de 100.000 personas de forma eléctrica, silenciosa e independiente a la congestión de coches y motos.

Con una inversión 10 veces inferior al metro, los tranvías metropolitanos tienen más pasajeros que todos los ramales de las líneas 9 y 10 del subterráneo, desgraciadamente también inconexas. El tranvía es mucho más que una plataforma reservada; su superior potencia y capacidad -un tranvía sencillo equivale a dos autobuses articulados- se traduce en mayor rapidez, porque se evita el efecto acordeón en los semáforos y paradas.


Además, el hecho de circular sobre raíles conectados a la red eléctrica permite ahorrar más energía que con tracción diésel o baterías. Cualquier lector puede comprobar cómo el servicio del tranvía ya es insustituible por autobuses en el tramo central del Trambaix: en hora punta circulan tranvías simples llenos cada cuatro minutos a una velocidad media de 18 km/h. Y todos estos éxitos se han conseguido sin disponer de prioridad semafórica absoluta y empleando solo el 40% de su capacidad máxima instalada, que con tranvías dobles equivaldrá a 12 carriles de circulación de coches a pleno rendimiento.

Democratizar el viaje

Con vía doble y trazados directos, hoy en día es posible desplazarse entre la Diagonal y los municipios de los alrededores con unos tiempos de viaje similares entre transporte público y coche. El tranvía ayuda a democratizar los tiempos de viaje y genera cohesión social y territorial frente el modelo expansivo de coches y aparcamientos. Cabe recordar que el 45% de los catalanes no tienen permiso de conducir, especialmente las mujeres. Con el tranvía interconectado se espera cubrir el recorrido entre Zona Univesitària y el Fòrum en 35 minutos, casi la mitad que ahora.

Nuestro 'tranvía interruptus', único en Europa, ya tiene 29,1 kilómetros construidos, y solo 3,8 kilómetros pendientes de ejecutar entre Glòries y Francesc Macià. La red completa metropolitana fue planificada en el 2001 por la Autoridad del Transporte Metropolitano, ha sido apoyada por todos los presidentes de la Generalitat, muchas mociones de ayuntamientos metropolitanos y algunos alcaldes de Barcelona; ​​pero ha topado con las desavenencias de algunos grupos municipales de la capital. ¿Cómo es posible que la Diagonal, la segunda calle más larga y ancha de Barcelona, aún no disponga de un sistema ferroviario que dé buena capacidad a su transporte público y cohesione los nueve municipios de su alrededor? ¿Es razonable este rechazo político sobre un tranvía que respetará las aceras ya ampliadas y el arbolado, que no hará perder ningún trabajador ni ningún bus en TMB, y que solo elimina un carril de circulación por sentido en el tramo central?

Energía para atacar

En cualquier gran ciudad europea la mayoría de políticos estarían orgullosos de los logros de sus tranvías y trabajarían para ampliar las redes. Pero en Barcelona debemos estar hechos de otra pasta, ya que algunos grupos municipales emplean su energía para atacar este proyecto usando argumentos del todo pintorescos: ante la cogestión del servicio de bus actual (un servicio por minuto a 8-9 km/h ), proponen buses eléctricos que tienen la misma capacidad o menos; ante el problema de movilidad metropolitana, proponen un bus D30 puramente urbano; ante las 600 muertes cada año en Barcelona por contaminación, se piden "otras soluciones" que no afecten el coche; ante un trazado lógico, económico y corto por la Diagonal, proponen ir por la Gran Via que tiene mucho más tráfico y ya tiene servicio ferroviario; ante la posibilidad de renegociar la concesión gracias a la interconexión, prefieren criticar el modelo actual y no cambiarlo hasta el 2032 ... En definitiva, cualquier excusa parece suficiente para detener el proyecto.ElPeriódico.es (Nota enviada por el señor Jorge Zatloukal)

2 comentarios:

  1. Es la clase de artículo que todo defensor del ríel y de transporte eléctrico debería de tener como argumento de peso central. Excelente!
    EL JEFE

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo. Pone en evidencia las ventajas del tranvía, y nos recuerda que es un tipo de ferrocarril.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.