miércoles, 27 de septiembre de 2017

El tiempo nos dará la razón

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Allá por principios de Enero de 2016 publicamos una nota de nuestra editorial sobre cuál iba a ser la política ferroviaria de este gobierno con relación a los trenes de media, larga distancia y regionales. 

Si bien era aventurarse sobre algo que oficialmente no estaba estipulado, expresábamos que la prioridad para el Ministerio de Transporte de la Nación eran los servicios de pasajeros en el corredor Buenos Aires - Mar del Plata y Buenos Aires - Rosario y que los otros destinos que estaban en ese momento en circulación iban a ser suspendidos a medida que tuvieran problemas, tanto por falta de material ferroviario como de la infraestructura de vía. A los pocos meses, la empresa Ferrobaires (por el accidente por choque de trenes en estación Rawson de la Línea San Martín) suspendió por orden de la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires todos los servicios que operaba, recuperándose hasta ahora solamente algunos pocos.



Posteriormente, a un par de destinos se les agregó recientemente más frecuencias (Junín y Bahía Blanca), pero lamentablemente a un servicio emblemático como lo es el tren de pasajeros "El Tucumano", se le agregaron más de 5 horas de viaje pasando de 27 horas 15 minutos a 32 horas 20 minutos (siempre y cuando llegue a horario, ya que es muy común que muchas veces lo haga con algunas horas atrasado), lo que hace que lamentablemente muchos pasajeros piensen dos veces antes de sacar boleto aunque éste sea barato (hasta ahora). Esto hará (de cumplirse) que la recaudación baje y por consiguiente en una política que mira más el rendimiento económico que el social empiecen las voces de siempre a denostar el gasto, y por consiguiente, la publicidad en contra del sistema ferroviario para su supresión.

Hoy sin ir más lejos, y con relación a lo que venimos pregonando desde Crónica Ferroviaria que puede suceder (cosa que no deseamos porque todos saben que somos acérrimos defensores de los trenes de pasajeros de media, larga distancia y regionales y queremos que muchos más destinos al interior del país vean la llegada del tren), pero el diario La Nación en una nota firmada por el periodista Diego Cabot con el título:  "La suma de vagones (coches) no siempre da un resultado mayor", expresa entre otras cosas, lo siguiente: 

"Hay dos pilares sobre los que se basa la política ferroviaria del gobierno del presidente Mauricio Macri. El primero tiene que ver con el transporte de cargas; el segundo, con la mejora de los trenes de pasajeros que a diario circulan entre la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. No hay mucho más; apenas la excepción de los ramales que llegan a Mar del Plata y a Rosario".

"El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, sabe que para sumar pasajeros al tren no sólo es necesario confort, sino también bajar el tiempo del viaje. Pero claro, eso sucede cuando se invierte plata en las obras invisibles del sistema: vías, señalización y cruce de calles. El desafío está planteado: mientras llega el primer vagón (coche), tener lista una red que lo reciba y logre que la suma de material rodante, esta vez, tenga un resultado positivo".

Todo dicho