lunes, 18 de septiembre de 2017

Ciudad adjudicó el Parque de la Estación a Cunumí S.A., la empresa "fetiche" del PRO

Actualidad

El Gobierno porteño adjudicó la construcción del Parque de la Estación, ubicado en los alrededores de la estación Once de la Línea Sarmiento, a la contratista Cunumí S.A. por $ 117 millones.

El proyecto busca generar 30.000 m2 de nuevos espacios verdes para los barrios de Almagro, Boedo, San Cristóbal y Balvanera, un antiguo reclamo del 2000, cuando los vecinos iniciaron un extenso camino para recuperar los terrenos fiscales linderos a las vías. El Parque la Estación forma parte del "Plan Verde", que tiene como meta sumar 110 hectáreas parquizadas y renovar otras 150 en toda la Ciudad.


El área a intervenir mide 2 hectáreas y se encuentra delimitado por las calles Perón, Anchorena, las vías del FF.CC, Bustamante, Díaz Vélez y Gallo. Es la primera piedra del Corredor Verde del Oeste, que prometen se extenderá por arriba de la traza del Sarmiento hasta Liniers.

El presupuesto original era de casi $ 128 millones, pero Cunumí hizo la oferta más baja. Le arrebató la licitación a Bonifacio S.A. por apenas $ 270.000 y relegó a otros seis oferentes, que habían presupuestado entre $ 127 millones y $ 179 millones.


Las obras, que demorarán mínimo 12 meses, prevén el ensanchamiento y reducción de veredas, la instalación de sistema de iluminación integral Led, la creación de un sector de juegos para chicos y un anfiteatro, tareas de arbolado y paisajismo con especies nativas rioplatenses y la reconversión de un vetusto galpón ferroviario de 3.485 m2 cubiertos y 1.435 m2 semi-cubiertos en un pabellón "SUM", dividido en tres sectores, con dos patios.


La iniciativa fue aprobada en la Legislatura en octubre de 2016 con 56 votos a favor. Durante una década y media, el Gobierno porteño, legisladores y vecinos diseñaron, presentaron y promovieron varios proyectos "verdes" para esta descuidada zona de la Capital, pero ninguno prosperó. Finalmente, se unificaron las ideas en un mismo plan, impulsado por el diputado de SUMA+ Marcelo Guouman y Carlos Tomada, del FpV, y avalado por Horacio Rodríguez Larreta.

La ley también crea una Mesa de Trabajo y Consenso de las obras, integrada por vecinos de las Comunas 3 y 5. Serán los propios habitantes y futuros usuarios del Parque quienes monitoreen el avance de los trabajos encargados a Cunumí, el primer escollo a resolver.

De goma

La contratista ganadora de la licitación del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte quedó en la mira de la Justicia por múltiples irregularidades. Su dueño, Raúl Nicolás Orsini, fue uno de los pocos involucrados en el escándalo Skanska que admitió haber facturado en 2005 a la firma sueca pagadora de coimas obras públicas que nunca realizó.

En la causa Skanska quedó comprobado que la firma de Orsini fue una de las 22 empresas que dio facturas truchas para disimular pagos irregulares por $ 17 millones. El arreglo según detalló el propio empresario en la Justicia era que Cunumí facturaba el 100%, retiraba los pagos en cheques de la extinta Banca Nazionale del Lavoro y luego depositaba el 90%. Orsini fue proceso en 2010 por el exjuez Norberto Oyarbide.

"Cuminí no es un sello de goma; fui engañado", defendió en ese momento Orsini, y se volcó a servir de obras públicas a la Ciudad. Entre 2008 y 2013 Cunumí recibió adjudicaciones del macrismo por más de $ 200 millones. Pero las más valiosas las ganó con la gestión de Larreta.

• Por millones

En los últimos años, Orsini fue adjudicatario de decenas obras por parte de la Ciudad. A pedido del PRO construyó y realizó trabajos en el nuevo jardín maternal "Villa Olímpica", de Lugano ($ 48 millones), las escuelas Ángela de Caviglia (N°3, D.E. 11), Cecilia Grierson (D.E. 15), Madre Eufrasia Iaconis (N° 6 D.E. 10), la Nueva Escuela Media e Infantil (D.E. 20), la primaria N° 24 de Villa Soldati y la de educación especial Juan XXIII.

También fue contratada para "poner en valor" las calles y veredas aledañas al estadio de Boca ($ 29 millones), otras de Retiro ($ 22 millones), el Metrobús Sur, la explanada de ingreso al cementerio de Chacarita ($ 14 millones), la Costanera Norte, las veredas de la Comuna 8 y 13 ($ 94 millones ambas), el margen izquierdo del Riachuelo ($ 43 millones) y el acceso Donado a la General Paz.

Por mejor oferta, ganó las licitaciones de la construcción de una planta para tratamiento de residuos forestales, otra de residuos orgánicos, las dos en el Sur de la Ciudad y la instalación de sistema contra incendios en el Mercado de las Pulgas ($ 5 millones). Orsini casi siempre gana por precio más conveniente: tiene precisión para ofertar entre 5% y 10% menos que lo presupuestado por el Estado.

Desde 2014 edifica 192 viviendas sociales del IVC en el barrio Rivera Iguazú, de la Villa 21-24 ($ 161 millones) y desde 2015 levanta tres edificios de uno y dos dormitorios en el completo Villa Olímpica ($ 123 millones), destinados para albergar atletas de Juegos de la Juventud del próximo año. En 2016 por $ 21 millones se hizo cargo del "monitoreo" de puentes y pasos bajo nivel. Este año, por $ 169 millones construye un Instituto de Imagen y Sonido (D.E. 20) y una segunda etapa de viviendas en el Barrio 31, de Retiro, por $ 136 millones más.

Además, la Ciudad le adjudicó el mejoramiento de las fachadas de edificios sobre Avenida de Mayo ($ 33 millones), Marcelo T. De Alvear y San Martín ($ 8 millones) y de los cementerios de Chacarita y Recoleta. Los montos conocidos de todas las obras suman $ 905 millones.

• En la mira

Cunumí quedó envuelto en sospechas por la remodelación de la calle Suipacha y por construir un boulervard de $ 5 millones sobre la avenida Cabildo, que meses más tarde fue demolido para que pase el Metrobús por encima. "Factura entre $ 195 y $ 220 por metro cuadrado de vereda, cuando cualquier constructora cobra $ 150. Terceriza los trabajos con empresas que tienen empleados sin contrato, ni obra social, ni experiencia de construcción, y les paga $ 30 diarios cuando la Uocra establece $ 92,5", denunció tiempo atrás, la exlegisladora Gabriela Cerruti.

En ese momento, hasta Fernando Sánchez, actual diputado de la Coalición Cívica y nuevo integrante del gabinete nacional, ponía en duda la cantidad de obras adjudicadas. "Cunumí está sospechada de participar de una presunta maniobra de defraudación al Estado Nacional, por qué no pensar que puede hacer lo mismo con la Ciudad. Estamos detectando una inmensa cantidad de obras, que reabren el capítulo de la corrupción macrista", dijo a Clarín en 2010.

Otra polémica surgió cuando el ministro de Ambiente Eduardo Machiavelli la contrató sin licitación y por $ 10 millones para preservar 30 stands de reciclado. "Cuando denunciamos que la extensión del contrato sólo beneficiaba a la empresa, le dijimos al ministro que había que parar con el negocio y pasar a un modelo de puntos verdes administrado conjuntamente con las cooperativas", alertó la miembro de la Junta Comunal 13, Julieta Díaz.

"Con los de los boulevard acoraron los tiempos dela presentación de pliego y eso hace que las licitaciones sean menos transparentes y que pueda haber intencionalidad o direccionalidad del Gobierno. Con la reparación de veredas de la Comuna 13 se le hizo una redeterminación de 53% del presupuesto. Hay una conducta de ampliación de contratos que es una línea muy delgada entre la legalidad e ilegalidad", manifestó Díaz a ámbito.com.

En 2014 Cumuní firmó contrato por los trabajos en las calles Núñez, Belgrano y Colegiales por $ 43 millones. Tres meses después la Ciudad ajustó el presupuesto casi 19%. En agosto de 2015 recibió la segunda redeterminación de 13,64%. En noviembre siguiente acordó la tercera por 9%. En marzo de 2016 el plan se encareció otro 7% y en julio del año pasado un 14% más.

"Todo lo que pasa en la Ciudad está en manos de las mismas empresas privadas con contratos elevados y un control de obras dudoso, nunca sabemos cuánto se les termina pagando. Tienen la lógica de estar de los dos lados del mostrador. Es dinero de los vecinos malgastado y el control deja mucho que desear, y siguen ganando obras", agregó la comunera del FpV.

Macchiavelli fue denunciado por firmar 38 contrataciones directas para reparar veredas sin licitación pública a dos empresas sin trabajadores por $ 64 millones. El funcionario tiene un histórico vínculo con Cunumí: conoce a Orsini desde que era secretario de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, una dependencia debía delegar obras a las Comunas, pero que contrató en reiteras oportunidades a la empresa "fetiche" del Gobierno de la Ciudad sin consultar.Fuente: Ámbito.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.