martes, 15 de julio de 2014

Pedido de informes al PEN sobre diversas cuestiones relacionadas con las empresas EMFER S.A. Y TATSA del Grupo Cirigliano

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Se encuentra en la Comisión de Transporte de la Honorable Cámara de Diputados un proyecto de Resolución solicitando un pedido de informes al PEN sobre diversas cuestiones relacionadas con las empresas EMFER S.A. Y TATSA del Grupo Cirigliano.

Dicho trámite recayó en el Expte. 5400-D-2014 del 08 de Julio del corriente año, siendo el firmante de dicho proyecto de Resolución el Diputado Nacional Alberto Emilio Asseff (UNIR - Buenos Aires).


Fundamentos

Emprendimientos Ferroviarios (EMFER) es una fábrica metalúrgica del Partido de San Martín que todavía pertenece a los hermanos Claudio y Mario Cirigliano, en donde se fabrican y reparan coches ferroviarios y cuenta con una planta de 340 operarios calificados. Esta compañía podría ser la punta de lanza para la reestructuración del sistema ferroviario, sin embargo, el grupo empresario con aval del Gobierno está desmantelando la empresa después de haber recibido durante años millonarios subsidios del Estado.

El día 7 de julio de 2014 la Policía Federal, con el mandato explícito del Secretario de Seguridad Sergio Berni, desalojó a los trabajadores de EMFER y TATSA (fábrica de carrocerías de colectivos, que pertenece a la misma empresa, funciona en el mismo predio y también está siendo desmantelada) que reclaman por sueldos adeudados y piden que la compañía no cierre sus puertas.

"Desde hace un largo tiempo los trabajadores de Emfer y Tatsa estamos sufriendo grandes niveles de precariedad en nuestras condiciones de trabajo: atrasos en los pagos de nuestros salarios, cargas sociales patronales sin pagar a pesar de haber sido descontadas de nuestros recibos, dejándonos sin cobertura médica, y la reducción general de los niveles de producción, que a esta altura no llegan ni al 10% de la capacidad instalada", explicó Ezequiel Peralta, delegado de EMFER.

"La industria se fue deteriorando a nivel nacional. Ésta es una de las pocas fábricas en todo el país que puede fabricar y reparar material ferroviario, además está ubicada en un punto estratégico y cuenta con mano de obra calificada. No entendemos cómo puede ser que una fábrica como ésta esté en una situación totalmente límite".

Si durante el menemismo la privatización de toda la estructura ferroviaria significó el despido de miles de trabajadores y el desmantelamiento de todo el sistema de trenes nacionales, hoy la compra de vagones a China sin la más mínima transferencia de tecnología ni promesa de inversiones viene a cumplir la misma función.

El Ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, anunció a fines del año pasado que el Gobierno había pagado US$ 80.900.000 para comprar vagones a China, que podrían haberse desarrollado en el país por un valor mucho menor y generando trabajo genuino. De hecho, los trabajadores de EMFER presentaron distintos proyectos para desarrollar infraestructura ferroviaria con producción local.

"Lo que nosotros estamos presentando son distintas alternativas de trabajo, sobre las que se puede avanzar. Presentamos proyectos relacionados con el segundo y tercer cordón del Gran Buenos Aires, para reparar y reactivar vías férreas" señaló el delegado Peralta.

Previo al siniestro de Once, el grupo Cirigliano había recibido subsidios por más de 5.000 millones de pesos. Ese monto fue otorgado al grupo empresario en concepto de "subsidios de explotación" de las líneas Mitre y San Martín, por la participación del consorcio UGOFE y por los miles de colectivos del grupo Plaza. Entre las empresas beneficiarias de ese dinero del Estado también estaban EMFER y TATSA.

Todo esto se dio desde que asumió Néstor Kirchner en mayo de 2003 hasta diciembre de 2011, con la Secretaría de Transporte primero a cargo de Ricardo Jaime (2003-2009) y luego conducida por Juan Pablo Schiavi (2009-2012). Hoy, ambos están procesados por el siniestro de Once que dejó 51 víctimas fatales.

La Auditoría General de la Nación demostró que nunca hubo controles sobre esos subsidios y este es un dato clave para determinar la responsabilidad del Estado en el desmantelamiento del sistema ferroviario.

"No sólo no se mandan trenes para reparar a Emfer, sino que hay muchos que salen de circulación, y en los talleres de Remedios de Escalada y de Haedo los desarman para venderlos como chatarra. La intención del Gobierno es perjudicar la industria nacional para justificar la compra de los trenes chinos", señaló Rubén Castaño, trabajador de EMFER.

En otro orden de cosas, Los talleres ferroviarios han tenido el enorme mérito de haberse constituido siempre en generadores de mano de obra calificada, lo que facilitó el punto de partida del desarrollo industrial argentino. Por otra parte, muchas poblaciones se hicieron grandes e importantes alrededor de estos establecimientos. Los mismos cumplieron siempre las dos funciones inseparables e indivisibles: la del establecimiento metalúrgico - mecánico de alta complejidad.

Ellos fueron un producto desde el advenimiento del riel en nuestro país. Estos siempre han vivido el problema del transporte, habiendo participado siempre en la búsqueda de soluciones para tal servicio, sintiendo los logros o fracasos cada día en materia de transporte.


En un principio, los talleres ferroviarios eran utilizados para efectuar las reparaciones del material rodante, con un mínimo de incorporación del material fabricado en los mismos, ya que el grueso de los repuestos provenía de la importación.

1 comentario:

  1. Este gobierno nos sigue vendiendo humo. No le interesa la industria nacional y pagar peso.solo importar y pagar dolares que no hay para entar en default.y rematar el pais

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.