lunes, 26 de agosto de 2013

MADURA REBELIÓN DEL TRANSPORTE

GREMIALES

Los gremios del transporte emitirán esta semana una señal de alarma. La reunión mañana a las 11 de un conglomerado de sindicatos de esa actividad será la excusa para plantear quejas contra el Gobierno por su política sectorial y, de paso, generar un acercamiento formal al espacio que lidera el intendente de Tigre y principal rival electoral del oficialismo, Sergio Massa.

Será durante un encuentro de la Unión General de Asociaciones Sindicales de Trabajadores del Transporte (UGATT), que preside Omar Maturano (maquinistas de trenes, La Fraternidad), en la sede de su gremio. La central está incorporada a la CGT de Antonio Caló, aunque sus principales referentes comenzaron un proceso gradual de alejamiento del Gobierno.


Como anticipó este diario, Maturano y Roberto Fernández (colectiveros, UTA) son los dirigentes del transporte más enfrentados al Ejecutivo, en particular al ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo. El ferroviario fue incluso denunciado penalmente por Randazzo luego de una medida de fuerza sorpresiva de los maquinistas, derivada de la crisis en la actividad por las tragedias de Once y Castelar.

En tanto que Fernández no logró cerrar plenamente la paritaria de los choferes de micros de larga distancia. Según les confió a sus colegas, las empresas de micros amenazaron con despidos masivos en un sector que cuenta con 5 mil trabajadores a raíz del deterioro de la ecuación económica por la baja en el transporte automotor, la pérdida de subsidios y la competencia en varios destinos con Aerolíneas Argentinas.

A esos factores se sumó en los últimos días la crisis en la aerolínea LAN, con la advertencia por parte de la compañía de desprenderse de hasta la mitad de sus tres mil empleados por la decisión del Gobierno de desalojarla del hangar que posee en el Aeroparque metropolitano. Los gremios aeronáuticos nucleados en UGATT buscarán en la reunión de mañana acordar un pronunciamiento con críticas al Ejecutivo por su manejo de la crisis. Algunos dirigentes, como Pablo Biró, líder de los pilotos de APLA, propondrá un paro nacional y un boicot a los capitales chilenos en caso de producirse despidos.

La multiplicación de conflictos originó el caldo de cultivo necesario para un replanteo político de esos sindicatos. Maturano y Fernández dan por hecho su pase a las filas de Massa, en donde ya está como candidato a diputado nacional Héctor Daer, del gremio de la Sanidad. Y avisaron que otras organizaciones de la UGATT seguirán sus pasos. Entre esos gremios dijeron que la Unión Ferroviaria analiza también alejarse del oficialismo en línea con La Fraternidad.

Aunque no prevén por ahora romper con la CGT de Caló, dijeron que esa decisión quedará atada al posicionamiento de la cúpula de esa central con respecto a los sindicatos del transporte. Recordaron que el metalúrgico en todo momento reivindicó la participación de las organizaciones industriales en ese conglomerado, y dejó en un segundo plano los gremios del transporte.

Además, Maturano y Fernández mantuvieron contactos con Hugo Moyano, de la CGT opositora, con vistas a su posible participación en un paro nacional del sindicalismo disidente.


En los últimos días, el taxista Omar Viviani quedó a cargo de bajar el nivel de conflictividad y mantener a los gremios encolumnados.Ámbito.com