martes, 20 de marzo de 2012

MÁS QUERELLANTES EN LA CAUSA POR LA TRAGEDIA DE ONCE PIDEN QUE SE INVESTIGUE POR "HOMICIDIO SIMPLE"

ACTUALIDAD

La madre de una de las víctimas fatales del choque del tren en Once, que provocó 51 muertos y 703 heridos, pidió al juez federal Claudio Bonadío que investigue a los responsables del hecho por el delito de “homicidio simple”, con pena de hasta 25 años de prisión.

Francisca Centurión se presentó como querellante por el fallecimiento de su hijo Randulfo González Centurión, de 23 años, quien, junto con su hermano Santiago, viajaba en el tren que el 22 de febrero último no frenó y colisionó contra el paragolpes del andén 2 de la terminal ferroviaria.


Santiago González Centurión, de 32 años de edad, con heridas, según expuso, aplastamiento de tórax y lesiones pulmonares, también se presentó como querellante, con argumentos similares a los de su madre, pero acusando por “tentativa de homicidio”.

Los hermanos, que ese día habían abordado el tren en la estación Merlo, en el conurbano bonaerense, viajaban en el segundo vagón de la formación identificada con el número 3772 de la línea Sarmiento.

Francisca Centurión, quien viajó desde Paraguay para ser querellante, afirmó que el episodio registrado en Once “fue un hecho criminal”, imputable a funcionarios del Ministerio de Planificación Federal y la Secretaría de Transporte y a directivos de Cometrans y TBA como explotadores del servicio.

La mujer, patrocinada por la abogada María del Carmen Verdú, consideró que el “resultado fatal” era “largamente previsible”.

Si la mujer es admitida como querellante sumarán cinco las partes ya presentadas por pasajeros fallecidos, mientras que Santiago González Centurión sería uno de los que actuaría “por sí” en el sumario que tramita Bonadío con la intervención del fiscal federal Federico Delgado. Telam