martes, 27 de marzo de 2012

TRATAMIENTO DEL TRASPASO DEL SUBTE EN LA LEGISLATURA PORTEÑA


CARTAS DE LECTORES

Señor Director de Crónica ferroviaria:

Le escribo para informale que en el día de mañana, Martes 27 de Marzo a las 17:00 horas, se discutirá el traspaso del subte en la Legislatura Porteña. Por tal motivo, le envío el proyecto de declaración que hemos presentado para discutirlo en el recinto, impulsado por el Diputado Alejandro Bodart del Bloque MST en Proyecto Sur.

Le agradecería si pueden publicar dicho proyecto para conocer la opinión de los amantes de los ferrocarriles y subtes. Saludos Cordiales
Federico Meijide
Comisión de Transporte
Bloque MST en Proyecto Sur

-----o0o-----

Expte. Nº 608-D-2012 - Diputado Alejandro Bodart (MST en Proyecto Sur)

Proyecto de declaración

La tragedia ferroviaria de la Estación Once que se cobró 51 vidas y la reciente muerte de un trabajador del subte son nuevas y fatales muestras de la profunda crisis del sistema de trenes, subtes y el conjunto del transporte público, fruto de la política de privatizaciones que se mantiene desde los años '90 hasta hoy.

En el caso del subterráneo, además, existe desde hace meses una actuación irresponsable por parte de los gobiernos de la Ciudad y de la Nación en la cuestión del traspaso del servicio a nuestro distrito, cuyos únicos perjudicados son sus usuarios y trabajadores.


Ante esta preocupante situación, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declara la necesidad de:

1. Recuperar en forma plena y urgente el servicio de subterráneos y Premetro para la Ciudad.

2. Rescindir el contrato de concesión con la empresa privada Metrovías S.A., perteneciente al Grupo Roggio.

3. Disponer que el servicio de subtes, así como todo el grupo de servicios concedido, quede a cargo de la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) como único operador.

4. Establecer el control del servicio por parte de representantes de los trabajadores del subte y los usuarios.

5. Realizar una auditoría técnica y contable integral, que incluya el estado de la red, material rodante y condiciones de seguridad, el contrato con Metrovías, sus balances y la utilización de subsidios estatales recibidos.

6. Anular de inmediato el aumento de tarifa de 1,10 a 2,50 pesos decretado por el Jefe de Gobierno.

7. Asignar los fondos presupuestarios suficientes para garantizar un servicio de subterráneos seguro y eficiente.

8. Promover la formación de un ente metropolitano integrado por la Ciudad, la Nación y la Provincia de Buenos Aires para coordinar el sistema de transporte público terrestre en dicha área.

Fundamentos Sra. Presidenta:

El Cromañón ferroviario ocurrido el pasado 22 de febrero en la Estación Once de Septiembre del ex FC Sarmiento, así como el fallecimiento de un trabajador del subte ocurrido días atrás, mostraron a las claras el nefasto resultado de la política de privatización de los trenes y subterráneos con su consiguiente desinversión e inseguridad.

A este panorama, que inquieta al conjunto de la sociedad, se suma el verdadero sainete político que vienen protagonizando los gobiernos porteño y nacional, cuyos perjudicados directos son los usuarios y los trabajadores del subte.

Recordemos un poco los últimos hechos. A través de su ministra de Seguridad, Nilda Garré, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner retiró de un día para otro la seguridad policial federal de todos los subterráneos sin haber acordado un mínimo plan de transición con el gobierno porteño. Una actitud irresponsable, del mismo gobierno que junto a la empresa TBA es por su ausencia de control responsable del Cromañón ferroviario de la Estación Once que provocó 51 muertos. A un mes, en la causa abierta no hay ningún imputado mientras los familiares de las víctimas exigen justicia.

Ante esa medida, Mauricio Macri, que fruto de una negociación poco clara ya había firmado un convenio aceptando el subte sin ninguna auditoría previa, y que además con tal de cuidarle las ganancias a la concesionaria privada Metrovías había dictado un tarifazo brutal e inconsulto del 127% apenas recibió el servicio, de pronto rechazó el traspaso. Otra actitud irresponsable, de un jefe de gobierno que no se hace cargo de lo que dice que quiere hacerse cargo.

Cristina, en respuesta, salió a transferirle de un saque a la Ciudad también las líneas de colectivos y el tranvía, otra vez sin acordar nada con la administración porteña y sin los fondos correspondientes, ni siquiera la mitad de los subsidios por un año como había hecho en el subte. Una nueva actitud irresponsable, de una presidenta que para adaptarse a la crisis capitalista mundial quiere ajustar al pueblo y sacarse gastos de encima, transfiriendo inconstitucionalmente servicios sin los fondos correspondientes.

Entonces frente a esa jugada, que bajo un formato de ley el kirchnerismo ha hecho aprobar por el Senado nacional y apura en Diputados, Macri dice que acepta tomar a su cargo los servicios en danza únicamente si la Nación también le transfiere al mismo tiempo a la Ciudad el control del juego y del puerto. Sin perjuicio de la legitimidad del reclamo, de hecho es correr el eje del debate para eludir su propia responsabilidad.

Entre estas sucesivas maniobras, los perjudicados de carne y hueso -a veces incluso con su vida- son los usuarios y los trabajadores del subte y el transporte público.

Ante el evidente maltrato de los dos gobiernos, existe una solución para el problema del subte.

Como lo dijimos en la campaña electoral y lo seguimos sosteniendo, esa salida pasa por rescindir el contrato de concesión a Metrovías y de ese modo recuperar el servicio para el Estado porteño a través de la empresa pública de subte SBASE, bajo el control de los trabajadores y usuarios del subte para evitar la corrupción. Al igual que los ferroviarios, los delegados del subte vienen denunciando desde hace años las irregularidades, los incumplimientos y los riesgos.

Con el subte reestatizado podríamos establecer rápidamente los costos reales de funcionamiento y las necesidades de inversión para poder ampliar la red, garantizar la seguridad y aumentar las frecuencias y horarios. También deben quedar a cargo de SBASE los importantes negocios derivados de la comercialización de locales y espacios de publicidad en toda la red, hoy a cargo de Metronec S.A., empresa también del Grupo Roggio. Demás está decir que asimismo se debe anular el aumento de tarifas dispuesto por Macri mediante el Decreto Nº 27/11 y convocar a la audiencia pública que ordena la Ley 210 en su artículo 13º inciso c.

Fuentes de financiamiento para la inversión que hace falta tendríamos varias. Además de los 862 millones ya destinados a obras del subte, se pueden redireccionar partidas -las de gastos en publicidad, por ejemplo- hasta un 5% del total del Presupuesto 2012, como lo autoriza la propia Ley 4041. También, se pueden anular las millonarias exenciones impositivas concedidas por Macri a sectores empresarios. Y también, por ejemplo, se puede cobrar bajo amenaza de expropiación los 200 millones de pesos anuales que el empresario K del juego, Cristóbal López, por fallo de la Corte Suprema, le adeuda al fisco de nuestra Ciudad.

Junto con estas medidas, sin duda es preciso constituir un ente metropolitano tripartito para coordinar todo el servicio -subtes, trenes, colectivos, metrobús- en un sistema integrado de transporte público.

Esta propuesta de fondo nos permitiría salir de una vez por todas de este vergonzoso “tomala vos, dámela a mí” de Cristina y Macri, que sólo beneficia a los capitalistas del transporte y va en desmedro de los pasajeros y los trabajadores.