martes, 23 de junio de 2015

La línea C de subtes estuvo paralizada durante doce horas por un sorpresivo bloqueo de vías

Gremiales

Metrovías afirmó que se trató de "un piquete y no un paro ni una medida de fuerza", porque lo realizó "un grupo de no más de 30 personas que no tienen representatividad gremial" y "buscan visibilidad en los medios para forzar el reconocimiento sindical", al que no acceden porque "no cumplen con los requisitos formales mínimos".

"En vez de reclamar por los canales formales lo hacen con este accionar, que es ilegal. No respondían al pedido de liberar la vía y por eso la empresa dio intervención a la Fiscalía Contravencional 36", dijo a Télam un vocero de la concesionaria.


Una vez que la Metropolitana dejó el lugar, el personal de Metrovías empleaba una hora en "alistar las formaciones y hacer un recorrido de prueba y verificación de que esté todo en condiciones para prestar el servicio, que en un día hábil transporta en la Línea C a unas 170.000 personas", de las cuales al menos 100.000 se vieron afectadas por el corte, estimó el portavoz.

La sorpresiva medida, que impidió a las 5 de la mañana el inicio del servicio que une Retiro y Constitución, la realizaron
"personas ajenas a la operación en la zona de vías", indicó Metrovías en un comunicado, mientras que los referentes de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) afirmaron no tener "nada que ver" con la protesta.

El secretario general de AGTSyP, Roberto Pianelli, aseguró que el sindicato que conduce "no tiene nada que ver" con la sorpresiva medida y responsabilizó por la situación a la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

“A primera hora un grupo de personas que son conocidas por los trabajadores, porque hace unos años solían venir con las patotas de la UTA que venían a golpear a los trabajadores, bajaron a las vías” para impedir que salgan las formaciones, señaló Pianelli en declaraciones a radio América.

En el mismo sentido, el referente de los Metrodelegados Norberto Segovia aseguró desconocer a quienes interrumpieron el servicio, aclaró que "esto no es un paro" y exigió al gobierno porteño "hacerse cargo de la situación".

Cerca de las 11.30, a más de seis horas de iniciada la medida, Segovia consideró "llamativo" que la Metropolitana no hubiera desalojado aún a los manifestantes, como suele hacer en estas situaciones.

De hecho, sólo 15 efectivos de esa fuerza policial se acercaron hasta la estación de Constitución y se ubicaron a lo largo de los andenes, pese a que no se registró ningún tipo de inconveniente entre los usuarios del subte.

El vocero del STS Antonio Morales aseguró a Télam que la medida se realizó en "en reclamo de falta de mantenimiento de las formaciones y de la implementación de un sistema de venta de boletos y carga de tarjeta SUBE, que implicaría una merma en la cantidad de personal".

Asimismo, afirmó que el gremio tiene personería jurídica desde mayo de 2014 y que cuenta con 800 afiliados.

Desde Metrovías señalaron que las 30 personas que cortaron el servicio están "lideradas por un ex empleado", y que "debido a esta situación se están llevando a cabo las denuncias pertinentes ante las autoridades competentes".Telam

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.