miércoles, 25 de abril de 2012

DESIDIA Y SUCIEDAD, LAS REINAS DEL SUBTE


ACTUALIDAD


Escaleras mecánicas que no funcionan, ascensores cerrados, andenes sucios y baños inutilizables. Los usuarios del subte porteño, que pasado mañana volverá a sufrir un paro del servicio, conviven hoy con el deterioro de la infraestructura y la desidia en el mantenimiento en varias de las 78 estaciones que conforman la red. El desalentador panorama se suma a los reiterados robos en las formaciones y las demoras o interrupciones por fallas operativas o protestas gremiales.


Los problemas estructurales del subte son muchos y, pese al aumento del 127% en el boleto desde enero pasado, no hay planes concretos para que la situación mejore.


En una extensa recorrida que realizó LA NACION por distintas estaciones de la red, constató las deficiencias edilicias que más quejas provocan entre los usuarios.




Línea A. "La basura que tenés en los andenes es cotidiana, y hablar de una estación con baño, bueno... olvidate", dice Eleonora Barthes, usuaria frecuente de esta línea, que une Plaza de Mayo con Flores. Ayer, en la estación Congreso una escalera mecánica estaba fuera de servicio en horas de la tarde.


Línea B. Intentar ir al baño de damas en las estaciones Alem o Florida es una excursión temible. Ayer, poco después de las 15.30, en ninguna de las dos había agua, ni para descargar el depósito del inodoro, ni para lavarse las manos, ni papel higiénico ni toallas de papel. Tampoco era posible cerrar las puertas de lata y sin picaporte que separan el baño del estar. El toilette de Florida estaba limpio; en el de Alem se acumulaban papeles sucios, colillas de cigarrillo y botellas vacías.




De los tres ascensores que dispone la línea B, según el pasajero Leonardo Guzmán, el de la estación Uruguay suele no funcionar. Ayer, el de Los Incas también permanecía detenido en el nivel de los andenes.


Línea C. Si la línea B tiene ascensores que no andan y baños sucios, la línea C directamente carece de esas instalaciones. "Para ir al baño hay que aguantar hasta Constitución", dijo el usuario Pablo Giorgi.


En la víspera, por lo menos entre las 16.45 y hasta las 17.30, quienes viajaban desde Retiro y descendían en la estación Diagonal Norte, tampoco disponían de la escalera mecánica para subir desde la C hasta las combinaciones con la D y la B, porque no funcionaba.




Línea D. Desde la estación Congreso hasta Catedral, se advierten varias falencias. Las escaleras mecánicas en las estaciones José Hernández y Pueyrredón ayer no funcionaban. La primera hace más de un mes que no está activa y la segunda, unas horas, según contaron los usuarios. Además, los baños de la estación Olleros estaban impresentables: los inodoros taponados y el olor dificultaba el ingreso de cualquier pasajero en horas de la tarde. "La escalera de la estación Hernández no funciona y, cuando la arreglan, anda unos días y después se para otro mes", se quejó Daniel Osorio, usuario de la línea.


La empresa concesionaria, Metrovías, aseguró que la escalera de José Hernández se encuentra detenida desde mediados del mes pasado "por un problema en la guía", mientras que la detención de las de Pueyrredón (línea D), Congreso (A) y Diagonal Norte (C) respondió a "cuestiones circunstanciales" que se solucionan con el reseteo del dispositivo. El ascensor de Los Incas, agregaron, permanece detenido desde octubre de 2011 por un problema en el mecanismo de apertura de puertas y "escasez de repuestos".


Respecto de la suciedad, dijeron que las tareas de limpieza profunda y alistamiento de todas las estaciones ocurre entre las 23 y las 4, fuera del horario del servicio.LaNación