martes, 28 de agosto de 2012

EL DESASTRE DE LOS METRODELEGADOS Y METROVÍAS


ACTUALIDAD

El sistema de trenes subterráneos porteños es malo. Los pasajeros lo prefieren a la opción de ómnibus porque es más veloz pero quien viaja a Chile o a Brasil descubre que podría resultar en una red de calidad superior a la actual. En cuanto a la productividad, es escasa y eso obliga a una tarifa exorbitante o un subsidio elevadísimo.

La productividad de Subterráneos de Buenos Aires es muy baja, comparada con los estándares internacionales. Los trabajadores nucleados en la asociación mutual de los metrodelegados aunque la personería jurídica es de la Unión Tranviarios Automotor, han impuesto una estructura muy difícil de financiar y que supone o una tarifa exorbitante o un subsidio de los porteños para un servicio cuya calidad no lo amerita porque es de inferior prestación que los de otros trenes subterráneos de la región.

La empresa concesionaria Metrovías tiene también una elevada responsabilidad en el desmadre ya que apostó a recargarlo todo al subsidio estatal, cada vez más voluminoso, ya que ese era el eje de entendimiento entre Aldo Roggio y su familia con las autoridades gubernamentales integrantes del Frente para la Victoria. Nunca Metrovías trabajó por la productividad.



Los metrodelegados (Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro) condicionaron la posibilidad de un nuevo conflicto en el subte al cumplimiento por parte de Metrovías del acuerdo firmado, en tanto el gobierno porteño habló de "extorsión" y advirtió que sería "una barbaridad" la reanudación de medidas de fuerza en ese transporte público.

En verdad, ambos (metrodelegados y Metrovías) son igualmente responsables del servicio de calidad pobre, de la baja productividad, de las deficiencias en el mantenimiento, de la falta de competitividad del sistema.

Un cuadro elaborado por técnicos del Banco Mundial es muy ilustrativo al respecto.

Ciudad de Buenos Aires tiene 6 líneas de Subterráneos en operaciones, 48 Km. de vías transitables, 78 estaciones, 255 millones de pasajeros al año que son atendidos por una dotación de 4.233 empleados.

Los indicadores resultantes son los siguientes, para el citado informe: 89 empleados por Km. de vía transitable; 54 empleados por estación operativa; y un régimen laboral de 36 horas semanales, que además pretenden reducir con múltiples ventajas, todas polémicas, y la mayoría inaceptables para una empresa de servicio público de transporte de pasajeros.

El moderno Metro de Madrid (España) tiene 13 líneas operativas, 293 Km. de vías transitables, 300 estaciones operativas, 635 millones de pasajeros transportados por año con una dotación de 7.624 empleados.

Los indicadores resultantes son 26 trabajadores por Km. de red, 25 empleados por estación y un régimen laboral de 38 horas.

En Barcelona, el sistema de transporte TMB tiene un régimen laboral semanal de 35 horas. Pero una planta de 3.719 empleados supone 36 personas por Km. de red, 26 trabajadores por estación operativa, una productividad bastante mayor a la de Subterráneos de Buenos Aires.

Santiago de Chile, del otro lado de la Cordillera de los Andes, tiene 32 empleados por Km. de red, 30 personas por estación y un régimen laboral de 45 horas semanales para transportar 3 veces de pasajeros al año que el sistema porteño.Urgente24