domingo, 26 de agosto de 2012

VIAJE POR EL SARMIENTO. ES GRATIS


ACTUALIDAD

Redacción CRÓNICA FERROVIARIA

Este sábado pasado, Crónica Ferroviaria tuvo oportunidad de hacer un viaje en los trenes eléctricos de la Línea Sarmiento operada por la UGOMS para observar cómo se cumplían los servicios de pasajeros. Cuando nos dispusimos a querer sacar pasaje, las boleterías se encontraban todas cerradas y con un cartel que decía "Viaje sin Boleto".

Boleterías estación Liniers (Lado Norte)


Primero, fue la sorpresa, y después el pensar si debíamos viajar de esa forma, ya que al no tener un comprobante (boleto), de haber un accidente (no exento hoy en ninguna línea ferroviaria de la zona metropolitana) no estaríamos cubiertos por el seguro correspondiente.

Boleterías estación Haedo

Pero bueno, como amamos a este medio de transporte nos encomendamos a la Virgen de Luján (Patrona del Transporte) subimos y esperamos con ansiedad su partida. La misma se realizó (como ocurre últimamente) con atraso. Los coches llenos (aún siendo sábado) y sucios a más no poder. De entrada olfateando ese tufillo muy característico de la Línea Sarmiento como lo es el de la marihuana. Pensábamos que era algún vendedor de saumerios, pero no, era una caballero que venía fumando su porrito muy tranquilamente. No viajábamos en el coche que van los que llevan sus bicicletas donde generalmente ese olor es característico, si no uno cualquiera de la formación. Bueno, no es para tanto, dentro de muy poco se va a liberalizar la fumata y eso, seguramente, será algo corriente, así que habrá que acostumbrarse.


A puertas abiertas


Siguiendo con nuestro periplo. Consultamos a los pasajeros si las boleterías donde ellos subían estaban abiertas, y todos nos contestaban que no, por lo que todos viajábamos gratis. Qué bueno!, o más bien, qué malo!, ya que el Estado deberá, seguramente, pagar más subsidios. Después, seguramente las estadísticas dirán que viaja menos gente, pero no es así, si se cobrara el pasaje y se controlaría como debe de ser los números serían otros, y las entradas también.

Ah!, policías y personal de seguridad, ausentes con aviso. Las formaciones y estaciones, tierra de nadie.