viernes, 22 de octubre de 2010

VENEZUELA: METRO AHORA ES UN PROBLEMA

El Metro dejó de ser solución para Caracas. El Comité de Usuarios exige la renuncia del presidente de la institución, Víctor Matute y exhorta al ministro Francisco Garcés cumplir su palabra.

La gráfica es elocuente. Hay pasajeros que prefieren no ingresar a los vagones, aún a riesgo de sus vidas, viajando en el espacio que hay entre cada vagón.

Y es que “a paso de vencedores” ruedan por los rieles los trenes sin aire acondicionado, motores recalentados y pasajeros apiñados generándose disgusto entre los usuarios.



“El Metro dejó de ser una alternativa para convertirse en un problema”. De esta manera Ronald Martínez lamentó la devaluación del antiguo eslogan del subterráneo, que lo promocionaba como “la gran solución”.

Este usuario considera que “en las primeras horas de la mañana ya no es posible viajar tranquilo al trabajo”. Sin embargo, la ya colapsada línea 1 tiene ramificaciones para el Metro de Los Teques, el ferroviario de Valles del Tuy y la red en construcción del tramo entre Caracas y Guatire.

Por eso el Comité de Usuarios del Metro solicitó ayer a la renuncia al presidente de esta institución, Víctor Matute, a quien exhortaron que “si no se siente apto para el cargo, que renuncie”, denunció el presidente de este grupo, Ramón González, ante el Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

“No sabemos en qué se invirtieron los Bs. 145 millones que recibió Matute del Ejecutivo Nacional. Al presidente Chávez le pedimos que intervenga, porque nosotros también somos pueblo”, sentenció.

En palabras al viento se convirtieron las promesas del ministro de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés, quien garantizó en agosto “que antes de que termine el año sentirían una diferencia en los problemas que han venido ocurriendo los últimos meses en el Metro”. Sin embargo, a pocos días del penúltimo mes del año el hacinamiento y los retrasos son más que una “sensación”.

“Esperemos que cumpla su promesa. En su responsabilidad está evitar que ocurra otro accidente como el de 2007 donde murió una señora. Sin embargo, nos cuesta creer en él, porque, hasta ahora, no hemos visto mejoras en el servicio” dice González.

Otro pasajero del Metro, Lázaro Acuña, comentó que ayer a las 8:30 am en la estación La Hoyada llegó un tren que emanaba humo desde abajo.

“Por el desperfecto pensé que el tren seguiría de largo, pero aún así recogió pasajeros. Los que estábamos ahí no creíamos que el Metro pudiera prestar servicio en esas condiciones tan precarias, pero la realidad nos demostró otra cosa”, narró decepcionado.

Este miércoles un tren accidentado en la estación Sabana Grande impidió el normal funcionamiento –ya retrasado– del sistema por más de una hora, situación que golpeó el bolsillo de Norelys Villamizar. “Tuve que sacar de donde no tenía para pagarme un taxi de Bs. 30 que me llevó hasta Los Caobos”, reclamó.

Otro retraso operativo, este martes, alargó la jornada diaria de los caraqueños, pero a las 5:00 pm, hora propicia para llegar en sana paz a la casa. Ése es el caso de Jonathan La Cruz, quien esperó más de 50 minutos a que llegara un tren en la estación Miranda (antigua Parque del Este) y “aún así pasaron al menos dos completamente llenos. Finalmente, encontré un vagón con menos hacinamiento, pero se detenía varias veces entre estación y estación. La sensación es de impotencia, no es normal. No entiendo cómo la supuesta cuna de la revolución no puede tener un sistema de transporte digno para sus habitantes”, indicó frustrado.(Fuente: TalCualDigital.com)