martes, 26 de octubre de 2010

MENDOZA: VECINOS DE LUZURIAGA RECLAMAN PRECISIONES SOBRE EL METROTRANVÍA

La gente que vive en los alrededores del tendido del nuevo sistema ferroviario quiere saber, entre otras cosas, si habrá algún cruce peatonal cerca de sus casas y si será más económico que el colectivo.

"Tengo entendido que aquí enfrente va una de las tantas paradas del metrotranvía", señaló Javier, un vecino de la variante Yrigoyen, que une los carriles Maza y Sarmiento, de Maipú. Allí, a la altura del distrito de General Gutiérrez, al límite con Luzuriaga, en los terrenos del ex ferrocarril San Martín, una decena de obreros está construyendo la base de lo que será el futuro parador de este sistema ferrovial eléctrico que unirá este sector de Maipú con el centro mendocino.



Las obras comenzaron a principios de 2009 y se prevé poner en funcionamiento a mediados de 2011, pero a principios del próximo año se espera realizar las primeras pruebas de recorrido con estos coches usados adquiridos en Estados Unidos.

Pese a que todavía falta cierto tiempo para ver en funcionamiento a esta especie de trole sobre vías, potenciales usuarios del sistema se preguntan dónde estarán las paradas, o si se tiene previsto algún puente peatonal a lo largo de los 12 km de recorrido. O a qué velocidad circularán estos vehículos y si el recorrido estará coordinado con el sistema de transporte público de ómnibus, entre otras inquietudes.



La mayoría de las preguntas han sido realizadas por vecinos de Luzuriaga y en especial, del barrio Antártida Argentina, un conglomerado urbano que limita con las vías. "Hoy, para tomar el micro en la variante tenemos que cruzar las vías, que están asentadas sobre una capa de piedra y queremos saber si van a construir un paso más cómodo, porque así es muy complicado", aseguró Mirta, vecina del barrio.

Otros interrogantes son: si los cruces, especialmente el de la variante con el barrio Antártida o Maza y las vías contarán con barreras o semáforos y si habrá algún tipo de señalización que informe si el tranvía está por llegar a una determinada intersección.

Las otras preguntas de los vecinos están relacionadas a la seguridad y al costo del servicio. Concretamente quieren saber si se harán pasarelas a la misma altura de las paradas del colectivo de la línea 10, qué protección tendrán los chicos que concurren a las escuelas primaria y secundaria del barrio Antártida y que diariamente cruzan las vías y si va a ser más barato que el micro para viajar hasta el Centro.

Desde la UTE (Unión Transitoria de Empresas) Ceosa-Sogesic informaron que ya están construyendo los primeros paradores, entre las estaciones de Gutiérrez y la variante (Hipólito Yrigoyen) del carril Sarmiento y luego irán avanzando hacia Godoy Cruz y la ciudad capital.

También señalaron que en el Centro, donde las vías se ubican sobre el centro de calle Belgrano, se tienen previstos tres paradores antes de arribar a la histórica estación Mendoza General San Martín de trenes, ubicada en Las Heras y Belgrano. El primero estará a la altura de Moreno, Peltier y se acordó con la comuna capitalina ubicar un tercera parada a la altura de la casa central de Obras Sanitarias, hoy llamada Aguas Mendocinas.

Tanto desde la UTE adjudicataria como del gobierno provincial, expresaron que no se tienen previstos nuevos puentes peatonales o vehiculares sobre las vías, pero si hay varios pasos peatonales a lo largo de estos primeros 12 kilómetros y tendrán semáforos peatonales.

Hasta el momento serán los únicos lugares habilitados para cruzar las vías. Además, comentaron que la velocidad de circulación del metrotranvía oscilará entre los 30 y 40 km/h, con una máxima permitida de 50 km/h. Acotaron que estos coches, compuestos por dos vagones, pueden alcanzar una velocidad máxima de 80 km/h.

En la unión de la Variante con el barrio Antártida Argentina está proyectada una rotonda, para mejorar el tránsito en este complicado sector. Explicaron, además, que el sistema no prevé la instalación de barreras, sino de semáforos, ya que estos vehículos no son trenes, y se comportan como un ómnibus común.

Por otra parte, destacaron que frente al barrio Antártida hay por lo menos dos o tres paradores y si los jóvenes y niños pretenden cruzar las vías, lo deberán hacer por los cruces peatonales semaforizados correspondientes o por las intersecciones que también estarán semaforizadas. Informaron que cada 10 minutos pasará un transporte en uno y otro sentido.

Sobre si los paradores se ubicarán junto a las paradas de la líneas de colectivo, indicaron que sí, pero este transporte será rediseñado para que ambos funcionen como un conjunto. Y que resta hacer un estudio de costos para determinar el valor del boleto.(Fuente: Diario Los Ándes enviado por nuestra Colaboradora en la ciudad de Mendoza María Cad)