miércoles, 23 de agosto de 2017

Concordia: C.G.T. Regional en defensa del ferrocarril

Gremiales

Ante la existencia de un decreto firmado por el presidente de la Nación (652/2017) donde delega al ministro de transporte la facultad para la clausura de ramales ferroviarios, se enciende una luz roja de alerta y peligro para los intereses de la Nación Argentina con la aparición en el firmamento de los vientos envenenados de la infame década del noventa.

Esta medida alude a la Ley de Ministerios pero la Constitución Nacional de la República Argentina rige por encima de todas las leyes precisamente en su Art. 99 expone las competencias que la misma le otorga al presidente de la Nación y en esa función el primer mandatario no tiene las atribuciones de la desafectación de bienes de dominio público del estado. En cambio sí la tiene el Congreso nacional (pasar vista por el artículo 75 Inc. 18 de la Constitución Nacional), donde figura la construcción de Ferrocarriles y vías navegables. Por otro lado, el Código Civil y Comercial de nuestra República Argentina en su Artículo 235 habla de los ferrocarriles como bienes de dominio público. Por lo tanto el Congreso de la Nación es el órgano que está facultado para disponer el cierre y desmontaje de ramales.


Estamos en consecuencia, ante un intento flagrante de violación de la normativa vigente de nuestra Carta Magna que rige la vida republicana argentina.

Nuestro país llego a tener la octava red ferroviaria del mundo, 47.000 kms. y 100.000 de vías férreas. La primera inauguración fue en 1857, hace 160 años, y con la continúa extensión de las mismas, comienza el crecimiento poblacional del país, el nacimiento de ciudades y el fomento de la agricultura, la ganadería y la industria llegando a ser uno de los diez principales países del mundo, pero una resolución de políticos descerebrados, infames traidores a la Patria puso fin a casi todo lo que se llamaba ferrocarril¨. Noventa mil trabajadores en la calle y la desaparición de pueblos, lo que resultó la muerte civil, comercial, laboral e industrial de cientos de comunidades hermanas. Una mortal herida al corazón del pueblo argentino. Desde 1956 el régimen vigente de aquella bochornosa etapa enfoca el objetivo de la destrucción ferroviaria por acción u omisión. Por desidia, desmanejo, abandono e ignominia. Luego sobrevino la ejecución y el desmantelamiento de lo más preciado que tiene una Nación que son sus ferrocarriles.

¨Los ferrocarriles constituyen la llave fundamental de una Nación. La economía nacional pública y privada, el equilibrio de diversas regiones que la integran, la actividad comercial e industrial, la distribución de la riqueza y hasta la política doméstica e internacional están íntimamente vinculadas al servicio público del transporte.

La liberación de los ferrocarriles nacionalizados de la mole abrumadora de los compromisos financieros, redituaría, de modo indirecto, inmensos, incalculables beneficios al país. El nudo gordiano tiene un rostro áspero pero se abre sobre un camino de grandes perspectivas. De nosotros depende su realización. Nos esperemos que otros hagan lo que nosotros somos capaces de hacer. Los gobiernos no pueden realizar sino aquello que los pueblos pueden pedir con autoridad y con firmeza¨.

Raúl Scalabrini Ortiz: Pensador argentino, historiador, filósofo, periodista, escritor, ensayista, poeta, agrimensor e ingeniero de profesión. Destacado intelectual que se destacó por su vida y obra como uno de los más grandes impulsores de la nacionalización.DiarioElSol.com

1 comentario:

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.