lunes, 12 de septiembre de 2016

Volver a los 90: El gobierno dejó sin trenes a más de 100 pueblos en 2016

Actualidad

Mientras el gobierno de Mauricio Macri anuncia un faraónico proyecto ferroviario dedicado exclusivamente al Área Metropolitana, nimbado de un porteñocentrismo extremo, al punto que prevé construir una mega estación bajo el mismísimo Obelisco, más de un centenar de pueblos de tres provincias se han quedado sin tren en lo que va del año.

El 30 de junio pasado, y de forma sorpresiva, el gobierno bonaerense anunció a través de su Ministerio de Infraestructura la suspensión de todos los servicios prestados por la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (UEPFP, más conocida por su razón comercial: Ferrobaires), aduciendo razones de seguridad, y “hasta nuevo aviso”. 



Horas antes, el choque entre “Martita” (el tren que viajaba a diario a Junín) y una formación de carga en el partido de Chacabuco había dejado más de 20 heridos. De un día para el otro, los ramales que van a Tandil, 25 de Mayo, Chascomús, Bragado, Junín y Alberdi, a Bahía Blanca vía Pringles y a La Pampa, quedaron vacíos. Una larga lista de pueblos se quedó sin tren. Algunos son poco conocidos: Coronel Boerr, Cacharí, Hinojo, Las Martinetas. Otros más, como Laprida, pago chico de la vicepresidenta Gabriela Michetti.

A Chascomús llegaban dos trenes: el de Ferrobaires desde Alejandro Korn y el semirrápido chino desde Constitución inaugurado en diciembre de 2014. Ya no. “No hay explicaciones. La excusa es la falla en la señalización, pero los trabajadores aseguran que no hay riesgo”, dice el diputado bonaerense José Ignacio “Cote” Rossi (FPV), que presentó un pedido de informes en la Legislatura provincial, aún sin respuesta.

Los habitantes de Sierra de la Ventana multiplican las reuniones, actividades y gestiones para que vuelva el tren, que ya no pasa por Pringles, Villa Ventana y Saldungaray. Juntaron más de 2000 firmas y las llevaron al Concejo Deliberante de Tornquist, “que instó al intendente para que interceda ante la gobernación y ante el Estado nacional; tienen que saber que estamos muy preocupados”, explica Paula Florencia Bertrán, una de las vecinas movilizadas.

La provincia de La Pampa también se quedó sin trenes de pasajeros. Apenas llegado, el 13 de enero el gobierno nacional decidió suspender el servicio que unía Santa Rosa y General Pico (que había comenzado a prestarse en agosto del año pasado cuando el temporal obligó a acortar hasta Chivilcoy el servicio desde Once). También Entre Ríos padece el levantamiento de ramales. En enero dejó de circular el servicio Paraná-Oro Verde. Luego se suspendieron los ramales que unen Paraná con Concepción del Uruguay y Basavilbaso con Concordia.

Son, en total, 104 pueblos y ciudades, más de 670 mil habitantes que vieron pasar el tren por última vez en tiempos de Cambiemos. Sin contar las más de 50 localidades, entre ellas Mar del Plata, que lo perdieron en agosto de 2015, cuando las inundaciones afectaron el puente sobre el río Salado, que se arregló, aunque el ferrocarril nunca volvió. O las que recibían tres formaciones diarias y hoy sólo una, como Bahía Blanca. O las que sufren la demora en las obras de electrificación, como La Plata. No hay fecha prevista para la restauración de ninguno de los servicios caídos. Y los que podían resurgir no lo harán. A los miembros de la Junta Vecinal por la Reactivación del Ramal La Plata-Brandsen, Álvaro Quiroga, director de Asuntos Públicos del Ministerio de Transporte, les habló con el bolsillo: habría que evaluar, dijo, “si vale la pena que el Estado lo opere; si nos lanzamos a abrir ferrocarriles en todos lados, el sistema no es sustentable”.

Mientras tanto, el ombliguista plan presentado el jueves pasado por Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro Guillermo Dietrich en los talleres del Roca en Llavallol (que incluyó selfies y un cordón de seguridad para blindar la visita del presidente contra eventuales protestas) sólo mira a la Capital, marginando al resto del país que ya había padecido la pérdida del tren durante el menemismo y postergando sus ansias de recuperarlo. Sus ejes principales son el soterramiento del Sarmiento y la construcción de la polémica Red de Expresos Regionales (RER), 16 kilómetros de vías subterráneas en pleno centro porteño.

Y el anuncio de la RER va acompañado del abandono del Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, que había sido trazado durante la gestión de Florencio Randazzo en Interior y Transporte y tenía una perspectiva abiertamente federal. En rigor, el 63% de los 11.774 millones de dólares que preveía invertir aquel plan para 2016-2020 iban a ser destinados al segmento de trenes regionales y de larga distancia. El proyecto actual retoma varios puntos del anterior en términos técnicos (señalización, renovación de vías, adquisición de material rodante). Las diferencias remiten más bien a modelos de país: uno integrado, con la recuperación del tren como una reivindicación de cada pueblo y cada provincia, y otro unitario, articulado alrededor de la ciudad de Buenos Aires.

El plan de Randazzo –que apuntalaba su entonces precandidatura presidencial, traccionada por un puñado de hitos ferroviarios, destinos estratégicos recuperados para el tren– proponía implementar servicios caídos durante los ’90 y ampliar otros ya existentes: ir de Retiro a Mendoza; de Constitución a Bariloche, Neuquén y Zapala; unir Rosario, Santa Fe y Resistencia; Resistencia con Salta; Tucumán con Salvador Mazza; recuperar el servicio a Pinamar; hacer Once-Santa Rosa sin trasbordo; y resucitar el Gran Capitán, entre Lacroze y Posadas. Esas nuevas rutas transportarían 4,2 millones de pasajeros anuales para 2020.

Más allá de su factibilidad, y del hecho de que la recuperación ferroviaria durante el kirchnerismo haya sido la respuesta a una tragedia anunciada, la de Once –por la que ya fueron condenados dos secretarios de Transporte, Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y por la que irá a juicio oral y público el ex ministro de Planificación, Julio De Vido–, aquel plan ha sido desactivado. Así lo confirmó el jefe de Gabinete Marcos Peña en su informe del 1 de junio ante el Senado: sólo se prevé terminar las obras de renovación de vías a Rosario y Mar del Plata, además de reparaciones puntuales en el ramal a Bahía Blanca, todas obras iniciadas durante el gobierno anterior. Entre otras, las rutas hacia Córdoba y Mendoza (cuya primera etapa, en los tramos Rosario-Tortugas y Rufino-Justo Daract, también licitó la gestión del FPV) quedarían en el olvido. El centralismo del plan ferroviario PRO ya enciende alertas en las provincias. “A 200 años de la Independencia volvemos a discutir el puerto de Buenos Aires contra el interior”, advirtió la diputada Alicia Ciciliani (PS), y agregó que “la Estación Central abajo del Obelisco” se va a hacer “con plata de los santafesinos”.

Poco se especificó sobre las fuentes de financiamiento de semejante obra. Para el San Martín, por ejemplo, se usará un crédito del BID que ya había sido negociado por Randazzo. Se prevé que el resto provenga de emisión de deuda, créditos de organismos internacionales y la participación privada. Meses atrás, Marcelo Orfila (presidente de Ferrocarriles Argentinos), Guillermo Fiad (titular de la Administración de Infraestructura Ferroviaria) y Manuela López Menéndez (secretaria de Obras del Ministerio de Transporte) presentaron en la Embajada Argentina en Londres un plan de inversión ante empresarios británicos, con el objetivo de atraer capitales privados: sólo promocionaron infraestructura para trenes urbanos, sin servicios de larga distancia. Según consignó la agencia Télam, López Menéndez habló allí de un proyecto de ley de fomento a la inversión privada “cuya clave es que los inversores que participen reciban una garantía de rentabilidad”.

El plan noventista de Cambiemos para los trenes se complementa con la transferencia de servicios ferroviarios del Estado nacional a provincias y municipios, sin posibilidades económicas y operativas para sostenerlos –como en los ‘90–, a contramano de la ley aprobada en 2015 con apoyo del actual oficialismo, que obligaba a recuperar para Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado todos los ramales concesionados a las provincias por Menem. Esa es la idea que se pretende aplicar en Neuquén y Chaco. El Tren del Valle, que une Cipolletti y la capital neuquina –e iba a extenderse a Plottier y General Roca– sería la primera víctima de este proceso. Aníbal Tortoriello (CC-ARI), intendente cipoleño, ya avisó que “las arcas municipales no están en condiciones de asumirlo”. Los trenes que circulan por Chaco, que en 2010 habían pasado al Estado nacional, volverían a la provincia si prospera la iniciativa impulsada por el senador Ángel Rozas (UCR).

El caso de Ferrobaires es el inverso. Vidal le ganó esa pulseada a Dietrich y activó el traspaso de los trenes bonaerenses a la Nación: sus funcionarios tienen 180 días para negociar las condiciones de una operatoria que de hecho ya había sido convenida en 2007, durante la gestión de Felipe Solá, con la condición de no suprimir ninguno de los ramales transferidos a la provincia entre 1992 y 1993. Pero hoy los trenes no pasan, y los 2700 trabajadores de Ferrobaires escuchan hablar de jubilaciones anticipadas y retiros voluntarios. En el ramal que iba a La Pampa ya empezaron los despidos. «

La capital del riel, olvidada

Los trenes entrerrianos resurgieron en 2010, operados por la Unidad Ejecutora Ferroviaria de Entre Ríos (UEFER), y en 2013 fueron absorbidos por la entonces Sociedad Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE). Este año ya fueron cancelados tres corredores. Sólo queda Paraná-Colonia Avellaneda. Por Basavilbaso, llamada "la Capital del Riel", ya no pasan trenes de pasajeros. En diciembre se suspendió el servicio que iba de Paraná a Concepción del Uruguay. Y en febrero, el ramal de Basavilbaso a Villaguay. "Somos 27 compañeros, y ahora medio que estamos sobrando. Hubo amenaza de cierre del Urquiza cargas, pero el sindicato lo frenó. A los más grandes les están ofreciendo 12 meses de sueldo para que se jubilen ya", explica Ariel Ibarra Bochio, secretario de la seccional local de La Fraternidad. 

El CEO de los camiones

La ecuación del macrismo para el desarrollo ferroviario parece tener una explicación sencilla: “Trenes de pasajeros para el AMBA y de cargas para las provincias del interior”. Sin embargo, los beneficios de ese dibujo copiado de la Argentina agroexportadora del primer Centenario no serían parejos. Mientras los ramales en manos privadas (Ferroexpreso Pampeano, de Techint, y Nuevo Central Argentino, de Aceitera General Deheza) incrementan su volumen tansportado, la empresa estatal Belgrano Cargas y Logística tuvo caídas en el primer trimestre de hasta el 48% (en el tramo del Urquiza). Su titular es Ezequiel Lemos, ex CEO de Mercedes Benz, marca líder en la producción de camiones de media y larga distancia para el transporte de cargas.

El segundo Puerto Madero

El contador Marcelo Orfila, ex gerente de Alpargatas y ex miembro del directorio de Aeropuertos Argentina 2000, preside desde diciembre el directorio de Ferrocarriles Argentinos. Entre 2011 y 2014 había gerenciado el Grupo Monarca, dedicado a emprendimientos inmobiliarios, y de esa experiencia le quedó el talento para detectar negocios como el de la playa de cargas Empalme Norte, un enorme espacio entre las avenidas Antártida Argentina y Eduardo Madero, en Retiro, que se venderá para alzar allí “un segundo Puerto Madero”.

Un coronel en Ferrobaires

Desde febrero, Ferrobaires es dirigida por un coronel de caballería retirado de 64 años, Héctor Fernando Ramón Dotti, licenciado en Organización y Estrategia por la Escuela Superior de Guerra "Tte. Gral. Luis María Campos". Con nula experiencia en el área, declaró que su ambición era "cambiar aunque sea en parte la manera de viajar de nuestra gente desde el Conurbano a la Capital", ignorando que Ferrobaires no presta servicios en los ferrocarriles metropolitanos. No es la única presencia castrense en el área. El nuevo gerente operativo de Seguridad de Ferrocarriles Argentinos es Alejandro Saint Jean, el hijo de Ibérico, el ex gobernador bonaerense durante la última dictadura cívico-militar. 

El problema de Morales

Gerardo Morales anunció en julio el Proyecto Ferrovial Jujuy-La Quiaca. Todavía no es seguro que el gobierno nacional aporte fondos, pero el gobernador no se amilana: "Lo haremos nosotros los jujeños, tal como se hizo hace más de cien años, a pico, pala, martillo y manos jujeñas". Junto a la traza proyectada ya identificó un obstáculo: la estación intermedia de Iturbe está ocupada por una sede de la organización Tupac Amaru.TiempoAR.com (Nota enviada por nuestros colaboradores señor Jorge Zatloukal y Gustavo López)

11 comentarios:

  1. Puros negocios, gente equivocada en puestos claves, demasiada centralización en Bs As, mas precisamente en Cap Fed y negación de invertir en trenes al interior. Así están las cosas. Sr Enrique

    ResponderEliminar
  2. Este gobierno no le interesa los ferrocarriles. Solo camiones y colectivos.

    ResponderEliminar
  3. Por si alguien tenia alguna duda sobre lo que iba a hacer este gobierno con los Ferrocarriles sin duda los hechos demuestran claramente cuál es su politica de transporte.
    Saverio

    ResponderEliminar
  4. eso pasa siempre todos a dedo y asi le va al pobre ferrocarril-
    Ricardo L.º

    ResponderEliminar
  5. "quienes votaron trenes tendrán...metrobuses y más micros de larga distancia"...Felicitaciones genios!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta la apuesta de Morales como gobernador . Si le dan le dan y sino encara lo mismo. La mayoria de los gober nadores deberian parecerse. No conosco la profundidad de este recorrido pero el apuntaalamiento politico esta y para el arranque basta y sobra.-

    ResponderEliminar
  7. A fumarlo muchachos, la proxima analizen mejor el voto

    ResponderEliminar
  8. Nooo no hay que fumar nada porque los anteriores tambien dijitaron junto con la union ferroviaria a quién favorecer y a quién perjudicar.Nunca se conforma a nadie pero esos comentarios estan demás.

    ResponderEliminar
  9. Querían un cambio, ahí tienen!!!

    ResponderEliminar
  10. A todos estos comentarios despectivos, les preguntaría: ¿cómo fue que el sistema ferroviario argentino está en agonía? ¿Por las decisiones tomadas en los últimos 8 meses? Respondo: no.
    Se escribió mucho al respecto. Pero veamos algo simple: desde 9-7-1989 hasta 14-9-2016 pasaron 27,5 años. Durante este tiempo, el partido político que nacionalizó las concesiones ferroviarias en 1948 gobernó durante 24,7 años (el 89,8% del tiempo) y los otros llevan 2,8 años (10,1% del tiempo) de gobierno.
    Evidentemente, las simpatías políticas no explican el estado actual de los ferrocarriles argentinos.
    Las auditorías técnicas conocidas en las últimas semanas dicen cosas lapidarias, sobre el abandono de décadas.
    Hay pocas explicaciones racionales, desapasionadas, de como fue que de 48 millones de toneladas transportadas por los ingleses antes de la nacionalización de las concesiones ferroviarias en 1948 se llegó algo más de 22 millones de toneladas transportadas por FFCC en 1970.
    Recuerdo una queja de una usuaria de trenes en los accesos a CABA, en el año 2.006: ..."a los pasajeros que viajamos por trabajo a CABA en tren todos los días nos tratan como animales, pero hablan de "trenes bala" que son elitistas y enormemente caros".
    Después se incrementaron las muertes en accidentes ferroviarios, hasta el colmo de once.
    Falta explicar la compra de trenes chatarra a España y Portugal. La compra de trenes para correr en vías viejas, los durmientes nuevos de hormigón que se rompen a decenas de miles.
    Ya el gobierno que terminó el 10-12-2015 había fijado como prioridad la renovación de la red ferroviaria de acceso a CABA, donde se mueven millones de pasajeros. Y sabía que esa renovación era una tarea que llevaría unos 10 años.
    Ya en la década de los 70 se sabía que los trenes de pasajeros a pequeñas localidades era inviable. Así fueron desapareciendo progresivamente muchos servicios de "cercanías".
    No es realista pretender reflotar la red ferroviaria de pasajero de hace 50 años: la realidad argentina es muy distinta, la economía cambió enormemente en este tiempo. El transporte ferroviario para pasajeros quedó muy rígido frente al transporte automotor. Las empresas ferroviarias de transporte ferroviario tienen grandes deficiencias, muchas generadas por las manipulaciones de sindicalistas y políticos.
    Sostener el transporte ferroviario de pasajeros requiere ingentes cantidades de dinero del estado nacional. Mientras subsisten enormes necesidades de varios millones de ciudadanos argentinos que no tienen acceso a los FFCC pero aportan al mismo cada cada vez que pagan impuestos incluidos en sus compras de alimentos y vituallas.
    Parece que ya se olvidaron de la auditoría técnica lapidaria con relación al funcionamiento de material rodante y vías de Ferrobaires y los consecuentes riesgos para sus pasajeros. Afortunadamente, en esto caso no ocurrió ningún "once".
    Aludir a pueblos que pierden un totalmente precario servicio ferroviario no es realista ni racional. La restauración de esos servicios en los últimos 4 años fue totalmente demagógico.
    Yo soy un ciudadano del interior argentino. Sin embargo puedo entender las razones del gobierno actual que al fin de cuentas, continúa una parte de la política ferroviaria del gobierno anterior, en cuanto a restaurar los accesos ferroviarios para pasajeros a CABA, donde se mueven millones de pasajeros cada día.

    De ahora en más ponga un nombre y apellido si quiere que le publiquemos los comentarios (esto es va como excepción), gracias

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.