jueves, 17 de noviembre de 2016

En terrenos ferroviarios nace el Megaproyecto Catalinas II. La recaudación irá para obra vial

Actualidad

Redacción Crónica Ferroviaria

Crónica Ferroviaria en el día de ayer transcribía textualmente el Decreto Nro. 1173/2016 de fecha 15 de Noviembre de 2016 del Poder Ejecutivo Nacional, donde autoriza a la Agencia de Administración de Bienes del Estado, en los términos del artículo 20 del Anexo al Decreto N° 2.670/15, a disponer de los inmuebles del Estado Nacional, cuyo detalle y características particulares obran en los Anexos I (IF-2016-02255429-APN-AABE#JGM), II (IF-2016-02255419-APN-AABE#JGM), III (IF-2016-02255410-APN-AABE#JGM) y IV (IF-2016-02255404-APN-AABE#JGM).

Expresar que los terrenos ferroviarios donde se encuentra ubicado Empalme Norte entre las avenidas Eduardo Madero, Antártida Argentina y las calles San Martín y Cecilia Grierson son de un valor multimillonario, no es ninguna sorpresa para nadie.

Ya desde la época del ex presidente Menem que esos estratégicos terrenos eran deseados para realizar la prolongación de las Catalinas Norte en el barrio porteño de Retiro, pero por una cosa u otra no tuvieron éxito para su expropiación del sistema ferroviario.

Fotografía gentileza IProfesional.com

Pero ahora, este gobierno echó mano a los mismos y ayer mediante Decreto Nro. 1173/2016 prácticamente le pone el cartel de venta calculándose poder recaudar alrededor de u$s 200 millones que no irán a parar para invertir en la infraestructura ferroviaria, sino todo lo contrario, a una obra del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como "El Paseo del Bajo" y para megaproyectos inmobiliarios como el Catalinas II

Según el medio IProfecional.com hace ya seis meses, en el entorno de Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli ya estaba la decisión tomada de darle vida a un ambicioso plan de obras privadas que, como mínimo, "empate" con lo hecho en las torres de Catalinas.

Además de la impronta que le dará a la actual gestión, la comercialización de esas tierras le asegurará al PRO hacerse de una importante suma de dinero que será destinado a financiar su proyecto de la Autopista Ribereña. Esos fondos le vienen como anillo al dedo para apuntalar la autovía pensada para oxigenar el tránsito en torno a Capital Federal.

La Autopista Ribereña comprenderá una traza de algo más de 7 kilómetros. Su principal finalidad será la de comunicar a la Autopista Illia con la 25 de Mayo y Buenos Aires - La Plata. 

De esta forma, se podrá mantener alejados de la Ciudad a los vehículos en tránsito. Este desarrollo se discute desde hace más de una década, pero distintas trabas administrativas y una férrea oposición ambientalista han venido congelando el proyecto hasta hace menos de dos años.

El hermetismo en torno a este ambicioso plan era tal que cuando el Gobierno porteño comunicó que ultimaba detalles para el inicio de obras de la Ribereña, apenas mencionó que se iba a desprender de los lotes de "Empalme Norte".

Ahora que la noticia salió a la luz, comenzará la puja de los empresarios del ladrillo para hacerse de una parte de esa codiciada superficie, en la que se le dará vida a torres de oficinas y viviendas premium que convivirán con hoteles de lujo.

En el Gobierno de la Ciudad ya tienen definido el tipo de urbanización para el predio. Los funcionarios saben, además, que ni bien aparezcan las primeras ofertas de privados deberá discutir este tema en la Legislatura.

En una palabra, otra vez el ferrocarril es víctima del despojo de su patrimonio y de su desarrollo. Para colmo, los valores recaudados en vez de invertirse en el mismo medio de transporte, se los transfiere al vial lo que demuestra a las claras que para este gobierno el ferrocarril no es prioridad. Lamentable.