jueves, 25 de agosto de 2016

Empresarios del transporte automotor, ¿invertirían en ferrocarriles?

Cartas de Lectores

Señor Director de Crónica Ferroviaria

Me dirijo a usted con el fin de informarle que hace poco más de 65 años los ferrocarriles norteamericanos acordaban un nuevo sistema de vagones compartidos. El éxito inició la apertura de inversiones por parte de terceros no ferroviarios: especialmente, de camioneros.

En 1980, luego de más de una década de crisis profundas en el transporte norteamericano y del ferrocarril en particular, Jimmy Carter firma el acta que iniciaría una etapa definitiva hacia el intermodalismo y que es lo que hoy integra en el 50% de las cargas ferroviarias a la participación de múltiples jugadores no ferroviarios. Sobre las vías, más que los trenes, fluyen los negocios de camioneros y logísticos.


¿Quién podría ganar si no los camioneros y logísticos al abrir el ferrocarril al intermodalismo? La Ley lo indica, solo que no está reglamentada y, si queda encerrada en el juego ferroviario, no solo no beneficiará al País, sino que perjudicará al automotor (cerrándole las puertas), y perderemos 40 años más (que ya los venimos perdiendo desde 1968, cuando el intermodalismo inició en Argentina, pero sin autocrítica duró solo ensayos, salvo con contenedores donde sí abrió el horizonte).

De los más de 500 Millones de toneladas movilizadas en el comercio argentino, apenas 120 corresponden al comercio exterior y, de éstas, no más de 30 millones a las cargas generales enviadas o recibidas a través de las fronteras.

Entonces, ¿debemos pensar el transporte terrestre solo para el comercio exterior? ¿o debemos desarrollar las redes y el transporte de cabotaje para que, también, beneficie al comercio exterior?

¿Porqué no movilizamos contenedores de cabotaje cuando, éstos, iniciaron en 1968 en buena parte del País?.

¿Porqué no desarrollamos contenedores de 45, 48 y 53 pies para el cabotaje?.

¿Porqué hay recomendaciones y hasta exigencias de aseguradoras y controles de calidad que no permiten cargas de empresa en contenedores?.

¿Porqué no le exigimos al ferrocarril que abandone su encierro y se abra a atender y subir al negocio del camión y la logística?.

Las vías no son lo mejor que tenemos, pero todas pueden recibir tráficos con el negocio camionero en los trenes.

Subir el camión al tren no es el tema, sino subir el negocio de logística y camiones sobre los trenes y las barcazas.

¿Hasta donde seremos capaces de recuperar medio siglo?

Jorge de Mendonça
jorgedemendonca@gmail.com

Enlaces de interés: 

Nota mía en Comex de La Nación por el tema de la reglamentación de la ley 27132
http://www.lanacion.com.ar/1878970-el-ferrocarril-debe-entender-que-necesita-la-demanda

UN EJEMPLO SUPERADOR: Cientos de negocios de transporte y cientos de productos diferentes a bordo de dos trenes. Este video es la imagen de la intermodalidad, el rol del ferro yanquee, el éxito de los camioneros, la capilaridad absoluta del negocio ferroviario norteamericano.
https://www.youtube.com/watch?v=5ZN5tYIBvlA

Una miscelánea que podría coadyuvar al objetivo de identificación de la gran demanda Norte Sur, por lo menos, desde ubicarnos en el mapa con una misma ruta...