jueves, 27 de octubre de 2016

Egresado de la UNLP, dirigió la construcción del túnel ferroviario más largo del mundo

Actualidad

El director de la obra de construcción del túnel ferroviario más largo del mundo, y egresado de la faculta de Ingeniería de la UNLP, Leonardo Rondi, participó junto al decano de esa unidad académica, Marcos Actis, de una charla que se realizó en la casa de estudios de 1 y 47, en la que contó cómo fue trabajar en esa monumental obra, que le llevó 17 años de trabajo.

“Aquí rendí parciales, finales”, se emocionó el ingeniero en Construcciones que en 1981 tuvo que interrumpir temporalmente la carrera para hacer el servicio militar y, al año siguiente, combatir en la Guerra de Malvinas (participó de la batalla de Monte Longdon y a su regreso fue condecorado).

Rondi llegó a Europa con una beca. Primero estuvo en Milán y luego en Alemania, donde se especializó en tunelería. En 1999 fue contratado por una empresa suiza para construir el túnel de San Gotardo. “Empezó de abajo” y terminó como director de la obra.


El profesional explicó que “un objetivo central es transferir el transporte de carga de las carreteras al ferrocarril, pues los camiones rompen aquellas una y otra vez por mejor hechas que estén. Aparte, los enormes camiones ocasionan impresionantes problemas de tránsito y contaminación. Eso era insostenible”.

Fue así que se encaró la obra que dio a luz un túnel de 57,1 kilómetros de largo y una profundidad que en algunos sectores de los Alpes alcanza los 2.000 metros, el cual posibilitará el paso de 250 trenes de carga por día (y también de pasajeros). Ello  reducirá una hora el viaje entre Bodio (en el sur) y la comuna de Erstfeld (en el centro del país).

Trabajaron 2.500 personas de 15 países en 3 turnos diarios de 8 horas.

Otros datos. Se hicieron estudios geológicos previos y ambientales permanentes, a punto tal que un tercio de las 28 millones de toneladas de roca que se sacaron se reutilizó en el túnel y los dos tercios restantes en construir deltas en distintos lagos. Los progresos de la construcción se auditaron cada 3 meses durante los 17 años. “Y hubo que lidiar con fisuras, filtraciones, en un tramo realizar todas las tareas a través de pozos de 850 metros de profundidad”, describió el ingeniero Rondi.

La obra fue financiada en un 100% por Suiza, sin aportes de la Unión Europea. “El presupuesto original era de 13.157 millones de francos, y se iba actualizando cada 3 meses. Al final gastamos menos: 12.147 millones”, dijo Leonardo Rondi, hoy envuelto en trabajos en Argentina y Europa.DiarioElDía.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.