lunes, 29 de agosto de 2016

El subte inundado por una tormenta: trabajadores y usuarios en peligro

Actualidad

El sábado por la tarde, en el medio de la tormenta, se inundaron varias líneas del subte. En la línea C los trabajadores se vieron obligados a cerrarla por cuestiones de seguridad, ya que estaba inundada y corrían peligro de ser electrocutados.

Este sábado en la línea C tuvo que ser cortado el servicio por los trabajadores, por cuestiones de seguridad. Es conocido entre los usuarios y los trabajadores de que las estaciones se inundan y se corre el riesgo de electrocución. En cambio, la empresa, terminó presionando a los trabajadores de la C para que trabajen cuando las instalaciones no son aptas.


El cuarto de descanso de los trabajadores de tráfico se inundó y debido a esas mismas filtraciones, en el sector de andenes, se prendió fuego el pantógrafo de una de las formaciones. El fuego lo apagaron los trabajadores mismos con matafuegos. La empresa quería que el servicio en esas mismas condiciones, siga funcionando.

En el 2013, debido a la negligencia de Metrovías, ya había ocurrido una tragedia. Le habían ordenado a Antonio Villares, de la línea B, trabajar en un sector inundado. Sin los más mínimos mecanismos de seguridad, con el tercer riel electrizado, ni comunicación con el puesto de control, Antonio murió electrocutado.

Mientras la desinversión es habitual en el servicio público, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta busca llevar el valor del boleto del subte a $ 7,50. Ante la bronca que esto trajo, Patricio del Corro, legislador porteño, y Claudio Dellecarbonara, miembro del Secretariado Ejecutivo del sindicato del subte (AGTSyP), han presentado un amparo al cual dio lugar la justicia, frenando el aumento. Este nuevo incremento de la tarifa sólo es buscado para incrementar las ganancias de empresarios, ya que el subte se ve en una situación donde la falta de inversión y los negociados son constantes.

En este caso, el sábado la empresa quiso hacer cargo a los trabajadores de su desidia, diciendo que el servicio se encontraba cortado por medidas gremiales, lo cual es una mentira. En el 2015 Metrovías recibió del gobierno un subsidio nada más y nada menos que de $1.600 millones.

Hoy todavía es la misma situación. Las estaciones y túneles se inundan, vestuarios dignos de una película de terror, los trenes con falta de mantenimiento, estaciones no aptas para personas con movilidad reducida y, lo más trágico, nuestras vidas como trabajadores del subte y para los usuarios, en constante riesgo.

Como todos los servicios públicos, el subte está en función de los grandes negociados entre empresas privatizadas y el estado y no de las necesidades populares.LaIzquierdaDiario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.