sábado, 1 de abril de 2017

Bases de la cuestión Argentina

Nota de Opinión

Ing. Román Ballesteros - Centro de Ingenieros de Córdoba (para Crónica Ferroviaria)


La página de Crónica Ferroviaria marca en esta semana dos notas importantes sobre la cuestión ferroviaria nacional. No es para menos, cada una de ella trata esta delicada cuestión desde dos puntos contrapuestos. 

Pero el problema es uno sólo, ya que ambas visiones tienen como centro el hecho de que el ferrocarril argentino para el Ministerio de Transporte de la Nación no es importante, creo sin equivocarme, que es considerado como un modelo fuera de moda. Pero analicemos esta cuestión por orden. 

Por un lado, se ve el enfoque y opinión del Dr. Suárez Saponaro en su nota “Es imprescindible promover el desarrollo de los ferrocarriles” publicada por este blog, destacando su visión del futuro ferroviario nacional. Por el otro lado, se publica la visión del MO.NA.FE expuesto por el Técnico Juan Carlos Cena, un veterano de los cuadros ferroviarios, cuyo mérito es su compromiso y espíritu de lucha en la defensa del ferrocarril como patrimonio nacional y estratégica herramienta del desarrollo. 

Si bien ambos enfoques son diversos, pero en definitiva resultan concurrentes y ellos procuran ser positivos desde todo punto de vista. A tal efecto, corresponde agregar el proyecto presentado en estas páginas, en el que presentamos como variante la federalización del sistema ferroviario nacional, con el sentido de actualizar la institucionalización funcional del mismo por parte del Estado y la iniciativa comunitaria planificada y regulada.

El ferrocarril argentino ofrece aún hoy la base de desarrollo de un sistema integral de transporte público, para cargas y pasajeros, con capacidad básica inicial bajo tecnologías aún no aprovechadas en nuestro país. 

Esto es visible y es inadmisible que los funcionarios nacionales no lo adviertan 

Cabe la duda, a esta altura, si hay voluntad de cambio y de progreso, fundamentalmente por parte del Gobierno, para poder satisfacer los 3 postulados presentados en estas páginas y concretar el proyecto nacional de transportes públicos que el país necesita sin demoras, como parte imprescindible de un Plan Nacional de Gobierno. Basta para ello la convocatoria amplia del superior gobierno de la Nación. 

Justamente las visiones expuestas aquí indican que es ineludible esta convocatoria nacional del gobierno central, cuanto antes, como modo de unidad nacional, integral y pleno de futuro en materia de progreso. 

El Estado y el equipamiento actual ferroviario

El pueblo argentino tuvo conocimiento en el año 2015 por los medios locales y nacionales, además de una profusa propaganda gubernamental de entonces, de la compra de cientos de locomotoras y formaciones a China sin ningún presupuesto, o un plan director, sin concurso internacional de precios, mucho menos con especificaciones de nuestras propias normas técnicas. 


Todo fue una operación de compra dirigida y unilateral desde el mismo poder central con un único proveedor, contrario a las normas constitucionales de operaciones de comercio y de intercambio internacional que rigen en nuestro Estado Nacional. 

Esos equipos circulan por todo el país por vías e instalaciones centenarias anticipando indebidamente su desgaste sin justificación alguna. Fue un burdo maquillaje que a la corta costará más caro que haber remodelado el sistema ferroviario integralmente para sacarlo de su obsolescencia crónica. Ese procedimiento técnico-administrativo ha resultado contrario a derecho, en forma evidente y constatable. 

En consecuencia, debiera ejecutarse una auditoría integral sobre esta operación y definir las medidas correccionales a fin de utilizar correctamente el sistema ferroviario nacional de modo racional y preventivo, como parte fundamental del sistema de cargas y de pasajeros en todo el territorio nacional. 

La inversión realizada en este fenomenal gasto en equipamiento ferroviario amerita tomar en serio este caso por parte del Ministerio de Transportes de la Nación, ya que ya no es chatarra, son nuevos, y merece ser atendido en su conservación y mantenimiento como corresponde para su uso racional en forma inmediata por todo el pueblo argentino, el cual es su propietario natural.

2 comentarios:

  1. La improvisación, totalmente falta de una planificación realizada por quienes sabían del tema (ya que la finalidad era puramente política) debe ser revertida, tal como sugiere sensatamente el autor, para lograr el aprovechamiento de ese valioso material, actualmente desperdiciado y que corre peligro de quedar inutilizable, ocasionando una millonaria pérdida, que se añadiría a las ya sufridas.

    ResponderEliminar
  2. Aaaaahhhhh, pero guarda que randazzo es candidatoooo

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.