lunes, 20 de agosto de 2012

LOS METRODELEGADOS DEL SUBTE RESPONDEN A LA OFENSIVA FEROZ DEL MACRISMO


GREMIALES

Redacción CRÓNICA FERROVIARIA



Mediante un comunicado de prensa de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y del Premetro (AGTSyP) informan lo siguiente: "Cuando el lunes pasado nos retiramos de la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires, con un acuerdo para suspender las medidas de acción sindical que se estaban llevando a cabo, y con el acuerdo de seguir negociando en un marco de paz social, entendimos que esto último alcanzaba a todas las partes involucradas en el conflicto".

"Cuando el lunes pasado nos retiramos de la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad de Buenos Aires, con un acuerdo para suspender las medidas de acción sindical que se estaban llevando a cabo, y con el acuerdo de seguir negociando en un marco de paz social, entendimos que esto último alcanzaba a todas las partes involucradas en el conflicto".

"Nos equivocamos. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha mantenido y profundizado su ataque a los trabajadores del subte y a su organización sindical".

"A pesar del compromiso asumido previo al acuerdo, ha ratificado la insólita “multa” de casi cinco millones de pesos (que ya hemos apelado), ha realizado presentaciones ante el Ministerio de Trabajo de la Nación para que nos cancelen nuestra personería jurídica (inscripción gremial), y ha instruido a los Fiscales de la ciudad para que criminalicen el ejercicio del derecho de huelga, con falsas denuncias. Todo ello ha sido comunicado a la prensa por los propios funcionarios del macrismo".

"Liquidar jurídicamente al Sindicato; liquidarlo económicamente, y perseguir penalmente a los trabajadores, es la respuesta de este gobierno al ejercicio del derecho de huelga. Derecho que no solo tiene jerarquía constitucional, sino que es uno de los pilares del Contrato Social que sostiene el sistema capitalista".

"¿Por qué? Porque Mauricio Macri sabe perfectamente que tarde o temprano tendrá que hacerse responsable del funcionamiento del Subte, cuya propiedad y jurisdicción corresponden a la Ciudad de Buenos Aires. Y el ingeniero Macri no soporta la idea de tener que tratar con un sindicato profundamente democrático, y con dirigentes probadamente honestos".

"La feroz ofensiva desatada contra los trabajadores del Subte, nos retrotrae a los albores del siglo pasado, cuando era un delito formar parte de una agrupación gremial o realizar una huelga".

"Por tal motivo en los próximos días denunciaremos a Mauricio Macri ante la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.), por la grosera violación de los Convenios que garantizan la libertad sindical".

Por último, expresan: "Invitamos a todas las Centrales de Trabajadores del país, y a las organizaciones sociales y de derechos humanos a acompañarnos cuando presentemos la querella".

5 comentarios:

  1. Deberian sacar el derecho a huelga a estos y todos los vagos que joden con esas medidas de fuerza!!!!

    ResponderEliminar
  2. Y echar a estos metro-delegados que se abusan del derecho de huelga salvajemente sin importarle nada de nada mas que su propia ambición de poder.Gustavo

    ResponderEliminar
  3. Andres Claudio Mogni (con apellido)21 de agosto de 2012, 14:52

    Parece que Gustavo o es de la UTA o es de Pedraza, si anda con los tapones de punta contra sindicalistas honestos

    ResponderEliminar
  4. los reaccionarios cómplices del neofascismo macrista ponen de relieve sus opiniones. adhiero a lo vertido por Andrés. sin oposición, la democracia es un mal chiste. Y el derecho de huelga es inalienable. Adónde fue el dinero del aumento de la tarifa del subte? a los bolsillos de benito rocho. Eduardo Zafons, Villa Crespo.

    ResponderEliminar
  5. Me mortifican los comentarios de Eduardo y de Andrés. Los usuarios del subte hemos sido tomados como rehenes durante diez días por un grupo sindical que no tuvo piedad de nadie. La protesta ha sido de una desmesura total, y más allá de lo legítimo del reclamo, una huelga de este tipo consituye el ejercicio de violencia contra un sector (el público) que no tiene cómo defenderse mientras que debe seguir cumpliendo con sus obligaciones. Y cuando decimos que el derecho de protestar no significa la libertad de hacer cualquier cosa, se nos acusa de fascistas.

    En muchas ciudades del mundo, de distinto signo ideológico, la opinión pública no permitiría este tipo de hechos.

    No puede ser que la solución de los conflictos pase por fuera del estado de derecho para determinar quién tiene más fuerza para doblegar la voluntad del otro. ¿O los pasajeros tenemos que organizar algún acto violento tipo estación Constitución o quema de la estación Haedo para que se respete a los usuarios y se los deje de usar como moneda de cambio en las disputas por el poder? Si es así, por favor avisen.

    ResponderEliminar

Usted podrá dar su opinión libremente, pero aquellos comentarios que vengan con insultos, improperios, etc. y sin colocar nombre y apellido, nombre y/o pseudónimo no serán publicados.